Protegiéndonos de Rodrigo Rato


Si esta imagen fuera vieja, y las hay muy parecidas, contaríamos que el ministro, el vicepresidente o el director del FMI Rodrigo Rato sale escoltado de su casa. Y punto. Pero es de ayer, y la policía no ha acudido en sentido estricto a protegerlo. Está ahí, también, para protegernos de él. Si Rodrigo Rato fuera una película -lo lleva escrito en esa mirada perdida, que ya no busca cajeros llenos de dinero gratis- se titularía El crepúsculo de quienes se creyeron dioses.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Protegiéndonos de Rodrigo Rato