¿Cuántos partidos quiere usted?

Roberto Blanco Valdés
Roberto L. Blanco Valdés EL OJO PÚBLICO

OPINIÓN

22 mar 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Basta ojear un mapa del mundo democrático para obtener una clara conclusión: que el número de partidos de un Estado es un índice fiable de la estabilidad de su régimen político. Los países anglosajones, con sistemas bipartidistas (EE.UU., Gran Bretaña, Australia o Canadá), han sido sin discusión los más estables. En cuanto a los multipartidistas, tan indispensable cualidad resulta inversamente proporcional a la complejidad de su sistema de partidos: a menos complejidad (Francia o Alemania) más estabilidad y menos a más complejidad (Italia o Bélgica).

Aunque la reciente historia española confirma también esa relación, lo cierto es que en nuestro país ha hecho fortuna la idea falsa, y antiintuitiva, de que todo mejorará en cuanto acabemos con eso que se ha dado en llamar bipartidismo (y que no es tal), de modo que la atomización del vigente sistema de partidos que anuncian las encuestas sería, al parecer, la llave que abriría la puerta de las bondades democráticas a las que la supuesta entente entre el PSOE y el PP habría dado cerrojazo.

Mi nulo entusiasmo con el modo deplorable en que uno y otro han administrado el poder del que han disfrutado no me lleva, sin embargo, a creerme algo que el sentido común permite desmentir: que una institución donde no hay quien forme mayorías estables de Gobierno es, para el pueblo, mejor que lo contrario.