Acierto de Pedro Sánchez

Carlos G. Reigosa
Carlos G. Reigosa QUERIDO MUNDO

OPINIÓN

15 feb 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

Decía Rubalcaba -¡hace ya casi seis años!- que Tomás Gómez solo era conocido por haberle dicho «no» a Zapatero cuando este quería convertir a Trinidad Jiménez en la candidata socialista a la presidencia de Madrid, en las autonómicas de 2011. Porque ya por entonces el presidente Rodríguez Zapatero quiso relevarlo, convencido de que Gómez era un líder orgánico capaz de ganar todas las primarias en el Partido Socialista de Madrid (PSM, con menos de 20.000 militantes), pero incapaz de ganar las elecciones autonómicas en esta Comunidad. Y así fue. Tomás Gómez se salió con la suya y cosechó el resultado más desastroso de la historia del PSM.

¿Qué ha pasado casi seis años después? Que el nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, se ha negado a repetir una jugada que, casi con toda seguridad, significaría otra derrota aplastante para los socialistas.

El egoísmo de Gómez no podía contar esta vez con la complacencia del secretario general del PSOE, que se juega mucho en este envite y en todos los de este año.