Multas y euros


En los años primeros de la automoción las acciones de vigilancia se realizaban en los propios viales, bajo la presencia física de los agentes en calles y carreteras, hasta que técnicas y tecnologías comenzaron a difuminar esa presencia, para gestionar la seguridad mediante instrumentos como los radares, en vías interurbanas, o los vehículos que captan imágenes en centros urbanos. Todo más fácil, más expeditivo y rentable. Era necesario hurgar, manipular y prostituir el procedimiento sancionador y se hizo. Ni los radares ni los captadores de imágenes ofertan medios de defensa para el denunciado, sin otra alternativa que la de entrar en el mercadeo de la rebajas de multas por pronto pago. La sanción no tiene ya sentido de ejemplaridad, es una suma de euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Multas y euros