Los Elvis del básquet


Los Memphis Grizzlies (los osos pardos de Memphis) la están liando parda, efectivamente. Y se han puesto a la altura del rey del rock (o casi). Menudo arranque de Marc Gasol y compañía en la ciudad de Elvis Presley. Como ya se sabe que Elvis está vivo (no murió, solo cambió de color), lo estará disfrutando. El equipo de Tennessee tiene de cara hasta la suerte, como suele suceder con las rachas, en la vida. Así se vio en la victoria ante los Kings. Dicen los que saben que se puede montar un buen equipo de baloncesto con un base de nivel y dos pívot excelentes. Y ellos los tienen. Mike Conley (hijo del que fue oro en los Juegos de Barcelona 92 en triple salto) está con la varita mágica y le acompañan las torres gemelas Marc Gasol y Zach Randolph en la pintura. Los Memphis siempre prometían, pero las lesiones provocaron que sus temporadas fueran raras. Es difícil que lleguen a convertirse en el señor de los anillos, pero llegarán lejos en el play-off. Lebron es el que debería pelear otra vez el anillo, ahora de nuevo en Cleveland, probablemente a los San Antonio. Pero da gusto ver cómo Memphis hace que el básquet parezca sencillo, y muy divertido. Con el saltarín de Allen y el original Lee, en un cinco que se recordará. Y el secreto del armario de Marc Gasol batiendo récords (32 puntos) no es otro que está en su último año de contrato y queda libre para firmar la versión americana del euromillón. Aparte de que su capacidad de intimidación bajo el aro se ha multiplicado hasta el infinito.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos

Los Elvis del básquet