Turquía, centro estratégico


Este gran país de 80 millones de habitantes que hace tiempo quería entrar en la Unión Europea y al que se le han ido dando largas, es ahora solicitado para buenas relaciones por Putin, por Obama y por el papa. Cada uno en su estilo, ha utilizado el escenario turco para declarar la conveniencia de que Turquía haga algo en su favor. Putin acaba de establecer el gasoducto South Stream a través de Turquía para alimentar de gas la región mediterránea, rompiendo el compromiso que tenía con Bulgaria y dejando el proyecto empantanado.

Obama lleva tiempo pidiendo a Erdogan que mande tropas a combatir a los yihadistas que están cerca de su frontera. Erdogan no se inmuta, como buen musulmán no quiere entrar en ese conflicto abiertamente, si bien ha permitido que los kurdos del PKK combatan contra el Estado Islámico. Por su parte el papa Francisco ha tenido un gesto de valentía al entrar en la zona y desde Turquía defender a los cristianos perseguidos y masacrados por los yihadistas.

Resulta así que Turquía ha revalorizado su postura internacional porque puede aliarse con Rusia, con la que comparte el Mar Negro y controla sus salidas. Para Estados Unidos, Turquía ha sido siempre un aliado fiel y le ayudará a resolver, de una u otra manera, la guerra con el EI. Al papa lo ha recibido, facilitando el entendimiento interreligioso que promueve el Vaticano. Por eso consideramos que el país otomano vuelve a estar en el centro estratégico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
40 votos

Turquía, centro estratégico