El deporte nacional


Sus señorías de la Audiencia de Palma no disponen de unos mínimos conocimientos deportivos. Se creen que el deporte rey en este país es el fútbol y lo fue en su momento, pero de un tiempo a esta parte el que está de moda y el más practicado es el de defraudar a Hacienda, que nos resulta más moderno, muy beneficioso y no son necesarias unas cualidades excepcionales para practicarlo.

El fraude fiscal se ha generalizado y ya lo disputan con éxito algún fontanero, algún albañil, unos abogados, varios médicos, unos cuantos periodistas, deportistas reconocidos, significados empresarios, cantantes, actores, líderes políticos, partidos, asociaciones, ciudadanos, y ayer nos enteramos de que también miembros de la realeza. Creíamos que eran tan finolis que se inclinaban por el golf o la vela, pero no. Como cualquier parroquiano, algunos personajes de la realeza pierden el sentido por defraudar a Hacienda.

Es muy probable que, aplicando las doctrinas Botín o Atutxa, la infanta se vaya de rositas, aunque a día de hoy sobre su familia pese una doble imputación por fraude. Y no debía de ser así porque sus miembros no han hecho otra cosa que cumplir con lo que les pedimos; que nos representen, también en la práctica del nuevo deporte nacional.

Defraudar a Hacienda es ya la actividad deportiva más practicada. A la vista del escaso éxito que se tiene en erradicarla, lo mejor sería difundirla y popularizarla. Y que la practiquemos todos a cara descubierta. Como hacen ellos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
36 votos

El deporte nacional