Un sistema ya podrido


No va a ser fácil para los ciudadanos seguir metiendo monedas a las máquinas de la ORA cuando lean algunas de las conversaciones entre los políticos y los gestores de esas empresas de servicios. Ni les será fácil seguir pagando a Hacienda y sufriendo sus rigurosos exámenes mientras no investigue de pies a cabeza a estos políticos y empresas. Ni siquiera es fácil seguir creyendo en el sistema ante este nuevo capítulo de financiación asquerosa de partidos y políticos. Es lógico que muchos piensen que se necesita una limpieza (dimisión) en masa o si no una política de urnas vacías hasta que se legisle un nuevo sistema donde las personas elegidas en listas abiertas manden sobre los partidos, podridos en general, y que transmiten su podredumbre a la Administración.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos

Un sistema ya podrido