Trata de blancas


El pasado viernes se entregó en Salamanca el premio de novela de la ciudad a la obra Infierno de neón, que acaba de editar Ediciones del Viento. Juan Ramón Barat, el autor, al hacer uso de la palabra, mostró su perplejidad ante el hecho de que aquello que denuncia la novela -las mafias de trata de blancas en España- sea una situación conocida desde siempre y sin embargo no se tomen medidas legales y policiales definitivas. Decía Barat que su novela debería ser de lectura obligatoria, pero no por su calidad literaria sino por el tema que trata -y de manera crudísima-. Al contrario que Francisco Umbral, yo nunca hablo en esta columna de los libros que edito, pero hoy quiero hacer una excepción. Francia, siguiendo la iniciativa de Suecia, va a penalizar a los clientes de las prostitutas. En Madrid, en cambio, han decidido dar ideas y si usted va por ejemplo a un partido de fútbol con su hijo, se encontrará unos carteles que afean tales conductas. En España ahora mismo hay centenares de mujeres secuestradas y extorsionadas para ejercer la prostitución y esta misma semana los políticos han tomado una serie de duras medidas para? ¡protegerse de sus votantes! Yo creo que cada uno puede hacer con su cuerpo lo que le de la gana. Pero lo que le de la gana a ella o a él. No al vecino de enfrente. Y teniendo en cuenta que los clubes de carretera tienen luces de neón para poder ser identificados, mi perplejidad, como la de Barat, no tiene límites.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Trata de blancas