«Lo mejor está por llegar»


Vuelve el Obama más entusiasta surfeando la ola del triunfo. Dice el hombre del «yes, we can» que «lo mejor está por llegar». Le esperan cuatro años muy duros. Pero, a pesar de las cifras económicas, logró la reelección. Por el camino se dejó más de nueve millones de votos. De los más de 69 millones que optaron por hacer historia y elegir al primer presidente negro de la historia de Estados Unidos a los 59 millones que le acompañaron el martes. Claro está que al primer presidente negro de la historia solo se le elige una vez. Su victoria parece más sólida, porque el sistema del país está basado en los triunfos parciales por estados y en los votos electorales que estos aportan a la elección del presidente. Y ahí ha ganado en casi todos los estados que se balancean (swing states). Bill Clinton ha sido fundamental. Sobre todo en Virginia y Ohio. No es al único al que le debe la victoria el presidente Obama. Están los hispanos, los negros y los jóvenes. Y está también que la irrupción de Mitt Romney, frenado entre otros azares por Sandy, no fue tan espectacular como se preveía. Aglutinó el voto blanco y protestante. Pero ni siquiera alcanzó en votos al veterano McCain. Mitt se quedó en 57 millones, casi dos millones por debajo de McCain. Así dejó a Obama, a pesar de la pérdida de movilización (unos catorce millones menos de votos), a las puertas del despacho oval. En el país de Dinastía apunten un nombre para el futuro, Jeb Bush.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

«Lo mejor está por llegar»