LA CONSAGRACIÓN

ENRIQUE VÁZQUEZ LÍNEA ABIERTA


«No hay sustituto para la victoria», dijo el general McArthur. Eso en política es, como en la guerra, un axioma y el perspicaz Tony Blair lo sabe como nadie: lejos de todo doctrinarismo, pegado al suelo, con gran olfato y sabiendo hacer de la necesidad virtud (¡qué manejo el de la fiebre aftosa!) ha sido triunfalmente reelegido...Blair ha conservado su amplia mayoría y forzado la dimisión del jefe conservador William Hague a base de sentido común, pragmatismo y buenas maneras. Sería injusto atribuir este éxito a su condición de gran comunicador o a la debilidad opositora, pero es cierto que ha tenido tres grandes aliados: la muy baja participación, el sistema electoral y... la señora Thatcher.Empeñada en identificar el fin de la soberanía política del Reino Unido con la llegada del euro, arcaica como nunca y predicando a los convencidos, no dio ni un solo voto a Hague y ayudó a que la normalidad que encarna Blair se impusiera como lo ha hecho.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

LA CONSAGRACIÓN