Cuando los datos se vuelven dinero

Gladys Vázquez REDACCIÓN / LA VOZ

MERCADOS

Merce Ares

Triple Alpha aplica el «machine learning» y el «big data» al ámbito industrial. Consigue información útil para sus clientes, que mejora su toma de decisiones y, por lo tanto, su rentabilidad. Su sistema es aplicable a todo tipo de sectores y compañías

28 feb 2020 . Actualizado a las 10:07 h.

En su vocabulario hay palabras como big data, machine learning o data sciencie, pero la realidad y la aplicación de su trabajo es más sencilla de lo que transmiten estos términos. Desde Padrón para el mundo trabaja el equipo de Triple Alpha, un proyecto que nació de la unión entre el mundo de la física, las finanzas y la ingeniería. Talento que aglutinaron hace hoy justo dos años tres socios, con Álvaro Dosil al frente. «Nos unimos porque a día de hoy hay diferentes empresas que se dedican al análisis de datos, pero muy pocas a aplicar las técnicas de análisis avanzado y machine learning a la producción, al ámbito industrial. Se centran más en el área de negocio, ventas o cadena de suministro», explica Dosil.

Triple Alpha ha orientado su negocio sobre todo al ámbito agroalimentario, pero su objetivo es todo tipo de industrias. Tienen ya proyectos con el mundo del textil, la automoción o incluso del sector servicios. «Nuestro compromiso es estar pegados a los sectores estratégicos de Galicia. Tenemos proyectos también con el sector conservero, nos estamos iniciando en el sector vitivinícola, el lácteo e incluso en el curado de jamones. Queremos ayudarles con estas técnicas a explorar todo el conocimiento que hay en los datos. Si no tienes las herramientas, no puedes convertirlos en información. Buscamos mejorar su rentabilidad», comenta.

Con estos argumentos, el equipo de Triple Alpha desembarca en las empresas. El primer paso es la auditoría del dato. «Tenemos que ver de qué datos disponen y cómo los recogen». A continuación, le plantean a sus clientes cuál es la forma óptima de recoger esa información, la enriquecen y les proponen una estructura. «Es un proceso de transformación digital: analizar, recoger los datos y crear una hoja de ruta para que les saquen todo el potencial». Así detectan el fallo y mejoran los procesos. «Les decimos cómo hacerlo en el futuro para conseguir mayor rentabilidad». Saben que a muchos de sus clientes, de primeras, todo esto les suena extraño y ajeno. «El diagnóstico que hacemos es con un retorno de inversión. Sean grandes empresas o pymes. No hay cosas caras o baratas, se trata de cuánto tiempo van a tardar en recuperarlo y pueden hacerlo en un año».