«No es el verano, pero la actividad sube claramente»

.

Redacción / La Voz

El de la hostelería es un sector diverso. En ese cajón entran hoteles, restaurantes, bares, cafeterías, locales de copas... Todos comparten una característica: cobran vida con las fiestas, sean del estilo que sean. Así que, durante la Navidad, la actividad en este tipo de negocios también despunta. De ello da buena cuenta Paco González, responsable del hotel Nanín (Sanxenxo) y portavoz, además, del clúster de turismo. Según su relato, hay tres factores que animan la Navidad en los negocios del sector al que presta su voz. Por un lado, está el hecho de que «son unas fechas en las que los niños tienen quince días de vacaciones, y la gente cada vez aprovecha más esos períodos para hacer escapadas». Por el otro, el espíritu navideño hace que grupos de viejos amigos se reencuentren alrededor de una mesa, y que los compañeros de trabajo se sienten juntos a cenar para olvidarse, al menos durante unas horas, de las cosas de la oficina. Y en tercer lugar, cada vez son más las familias que deciden olvidarse de cocinar el 31 de diciembre y salen a darse el último homenaje del año en un buen restaurante, sin tener que preocuparse de nada más que de disfrutar de una velada mágica y de no atragantarse con las uvas. Todos esos elementos han hecho que, de unos años para acá, la Navidad se convierta en una campaña importante para el sector hostelero. «No es una subida de actividad como la que se registra en verano, pero es el colofón del año, y cada vez tiene más repercusión. Este año calculamos que se seguirá con la misma actividad que hemos tenido hasta ahora», explica. Así que esta temporada, los restaurantes contratan extras para servir el tumulto de cenas festivas, y los hoteles refuerzan plantillas para quienes quieren disfrutar, fuera de casa, de las vacaciones de invierno.

Los contratos navideños en el sector hostelero han crecido un 4% en tres años

Votación
1 votos
Comentarios

«No es el verano, pero la actividad sube claramente»