A favor del pacto forestal

Venancio Salcines VICEPRESIDENTE DEL CLUB FINANCIERO ATLÁNTICO

MERCADOS

12 nov 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Ni me acuerdo de las veces que he deseado que la clase política gallega se sentase a pactar soluciones para los grandes problemas económicos de nuestro país. Pero... ¿Qué son mis deseos? Nada. Pero los suyos y los míos, si son similares, conforman un discurso compartido, y los de muchos unidos a los nuestros son una marea de energía positiva, de ilusión. Una fuerza tractora capaz de romper muros cimentados sobre el inmovilismo. Hoy, permítame que le diga que le escribo para que vea con nitidez mi sueño y seamos dos y mañana alguno más.

Una buena parte de nuestros males no provienen de Madrid. Residen aquí, y, entre ellos, destaca la incapacidad de dialogar de nuestras fuerzas políticas. Se anclan en posturas inmovilistas. En el no me fío. En el no me siento, porque si no, van a creer que soy débil o crédulo o ingenuo. Y aunque lo entiendo, en política llega más lejos el que no se moja, no puedo compartirlo ni apoyarlo.

El martes, el presidente Feijoo presentó en el Parlamento un paquete de treinta medidas para discutir y, sobre ellas, crear un gran pacto forestal. Una buena parte de la prensa lo interpretó como un ejercicio político vinculado al drama incendiario que vivimos hace unas semanas, y ahí lo dejó, tirado en el campo embarrado del juego electoral. Así creo que también lo vio una parte de la oposición. Y no es así. Feijoo presentó un paquete de medidas que, de ser aplicadas, transformarán radicalmente el sector forestal gallego.