Los ídolos de Vilalba están en casa

Jugadores del emblemático club local forman una colección que tiene en total 288 imágenes


Se abre el sobre de cromos, y aparecen seis jugadores del mismo equipo. ¿Cristiano Ronaldo, Isco, Modric, Asensio, Sergio Ramos y Marcelo? No. ¿Messi, Jordi Alba, Busquets, Iniesta, Luis Suárez y Rakitic? Tampoco. ¿Griezmann, Fernando Torres, Godín, Koke, Sául y Filipe Luis? Nueva respuesta negativa. Los que integran ese sexteto de imágenes son tres jugadores benjamines -Daniel Orosa, Samuel Nunes y Xurxo Piñeiro-, mása un alevín -Álex González-, un cadete -Gabriel García- y un juvenil -Javi Herrero-.

Los seis pertenecen a equipos de categorías inferiores del Rácing Vilalbés, que en la capital chairega es más que un club. Los más de 80 años de historia, los centenares de niños y de chicos que forman parte de la base y la reciente trayectoria del primer equipo, asentado en Tercera División, explican esa identificación. Pero hay además iniciativas que van encaminadas precisamente a fomentar la relación con el club y el compañerismo dentro de la entidad.

La colección de cromos, puesta en marcha en esta liga por segunda vez, es uno de esos gestos. El sistema es sencillo: hay un álbum con 288 imágenes, y para rellenarlo se compran sobres que contienen seis jugadores y que se venden por un euro. Podrían bastar 48 sobres para completar la serie; pero no hay esa garantía, como ya habrá intuido cualquiera que haya sido o sea aficionado a este tipo de colecciones.

En los cromos pueden salir jugadores repetidos, de modo que uno puede tener varias veces a Sergio Arias y ninguna a Pablo Vivero. Eso es un contratiempo, pero se resuelve canjeando los repetidos por los que faltan, con lo que se cumple uno de los principales propósitos de la entidad: el presidente, Francisco Ruiz, subraya que así se fomenta la convivencia entre los jóvenes.

Crecimiento

Hay otro aspecto que también subraya Ruiz. La colección, al no realizarse todos los años sino de manera espaciada, permite comprobar cómo van creciendo los jugadores, que de un álbum a otro han pasado de niños a jóvenes o de jóvenes a casi adultos. Ruiz asegura que se va haciendo casi un álbum de familia, dado que en el fondo, como él reconoce, el equipo es un gran grupo con una relación que supera lo estrictamente deportivo.

A los jugadores, especialmente a los más jóvenes, les hace ilusión aparecer en el álbum, dice Ruiz; a las familias, añade el presidente, tanto o más. El Rácing cuenta en esta iniciativa con el apoyo del Concello y de la empresa Lactalis, y consigue un pequeño beneficio de esta medida, en la que aparecen los equipos inferiores y el de Tercera. Clubes de categoría biberón, prebenjamín, benjamín, alevín, infantil, cadete y juvenil demuestran las amplias del Rácing Vilalbés.

El paso por la entidad

Los que ahora son más pequeños llegarán al primer equipo, acabarán en otros clubes o dejarán el fútbol por otra actividad. No obstante, todos podrán llegar a decir en algún momento que han pertenecido al Rácing Vilalbés y vestido su camiseta en el Roca o en A Magdalena. El club, además, promueve este álbum de cromos como si de una gran foto de familia se tratase: lo que se busca entre otros objetivos, apunta Ruiz, es que niños y jóvenes tengan un recuerdo claro de su paso por la entidad.

Los cromos están a la venta en negocios de Vilalba, en donde los jugadores del presente y del futuro ocupan, pues, un espacio al lado de las conocidas figuras del fútbol.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los ídolos de Vilalba están en casa