La Casa del Marqués en la que nunca residió nadie con ese título nobiliario

El edificio, de propiedad municipal, data de 1880 y el Concello quiere rehabilitarlo con un taller de empleo


lugo /la voz

El caso de Villa Andrea de Sarria es un claro ejemplo de como la gente puede cambiar por completo el nombre de un edificio. Son una minoría las personas que conocen este inmueble, situado en la Praza do Vila en pleno corazón de la villa, por su verdadero nombre, ya que fue rebautizado por la sabiduría popular como Casa do Marqués y así se quedó desde hace décadas. Lo curioso es que nunca residió en ella una persona que ostentara ese título nobiliario.

La casa fue construida alrededor de 1880 por el empresario sarriano Matías López. Se sabe que fue en esta época debido a que ya tenía que existir el ferrocarril, ya que gran parte de las piezas para construir el edificio llegaron a la villa en tren.

Residentes habituales

El inmueble llegó en herencia al nieto de Matías López, Matías Oñate López, casado con la Marquesa de Ugena y que pasaron largas temporadas en la vivienda a partir de la segunda década del siglo XX. Como curiosidad, los vecinos sabían que estaban en Sarria por las dos esculturas de notable tamaño, un negro y un nubio, que estaban a la entrada de la casa, cada una sosteniendo un farol.

Villa Andrea fue el primer lugar en el que los sarrianos pudieron ver la televisión en 1958, gracias a que sus dueños colocaron el aparato en una galería con la pantalla hacia fuera para que la gente pudiera verla. Las personas que asistieron a aquellas retransmisiones recuerdan que lo único que escuchaban era el ruido que hacía el aparato mientras la pantalla estaba en blanco, ya que las primeras emisiones de TVE solo fueron en Madrid y Barcelona.

Los herederos de los dueños originales terminaron vendiendo el inmueble a una familia de la localidad. Para llegar a manos municipales fue preciso llevar a cabo un proceso de expropiación y justiprecio, realizado en la época de Arturo Corral como alcalde y que supuso que el Concello pudiera contar con la totalidad de lo que es actualmente la Praza da Vila. La propiedad de Villa Andrea incluye la capilla, conocida también como del Marqués y una bodega subterránea en la que llegaron a realizarse exposiciones.

En la actualidad, el edificio sirve como sede para dos servicios municipales, el de trabajo y el Centro de Información á Muller (CIM), y el GDR Os Sete Castros, además de ser utilizado para sus ensayos por la coral Sarricanta. De las tres plantas, solo están ocupadas la mitad, por lo que si se restaura podría albergar más servicios municipales.

Obradoiro de empleo

El inmueble se encuentra actualmente en un pésimo estado de conservación, por lo cual el Concello ha decidido solicitar un taller de empleo destinado a rehabilitar el exterior, sobre todo el tejado y pintar la totalidad de la fachada.

La intención de los responsables municipales es la de abrir en este lugar una oficina de turismo en el centro de la villa, por lo que han solicitado la subvención a este departamento de la Xunta de Galicia.

Una vez que consigan la aportación necesaria para solucionar los graves problemas que presenta el exterior de Villa Andrea, se centrarán en buscar los recursos necesarios para acondicionar el interior, muy dañado tras muchos años en los que lo único que se ha llevada a cabo fueron pequeños arreglos de urgencia.

pasado, presente y futuro de Villa andrea

La casa fue construida por el industrial Matías López alrededor del año 1880

El Concello sarriano la adquirió en la etapa de Arturo Corral como alcalde

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Casa del Marqués en la que nunca residió nadie con ese título nobiliario