Los políticos lucenses se posicionan ante la Rolda Leste: el PP se queda solo

Lorena García Calvo
Lorena García Calvo LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

Vista aérea de parte de la zona que podría verse afectada por la finalización de la Ronda Leste
Vista aérea de parte de la zona que podría verse afectada por la finalización de la Ronda Leste Manuel Guede

BNG, PSOE y Ciudadanos respaldaron la propuesta del Bloque de instar a la Xunta a revisar el trazado, rechazando la popular de apoyar la construcción de la vía

23 feb 2023 . Actualizado a las 18:53 h.

La Rolda Leste llegó al pleno del Concello de Lugo con un debate que obligó a unos y otros a posicionarse, aunque al final alguno lo hizo con matices. El Bloque y el PP presentaron a la sesión sendas proposiciones, cada cual en un sentido. Los populares pedían a la corporación que apoyase la construcción de la vía, mientras que los nacionalistas planteaban que se instase a la Xunta a revisar el trazado «sen destruír o noso patrimonio natural e darlle prioridade á protección do río Rato». 

El líder de los nacionalistas, Rubén Arroxo, planteó los argumentos ya conocidos e insistió en que la inversión prevista, si no se podía crear un trazado alternativo, debería destinarse al barrio de A Tinería. Frente a esa idea, Ramón Carballo (PP) defendió que la vía descongestionaría Fontiñas, la carretera de O Rato y los accesos al HULA, y que el proyecto se ajustaba a lo planteado en el PXOM y que disponía de todos los informes técnicos. De hecho, aseguró que se habían estudiado tres alternativas y la elegida era la mejor a nivel de accesibilidad, dinero y respeto medioambiental. En clave política, reprochó que los nacionalistas estaban al servicio de colectivos y plataformas.

A Ciudadanos los argumentos del PP no le convencieron y al BNG le criticó falta de coherencia y electoralismo. Pero el mayor interés estaba en ver qué postura tomaba el PSOE, hasta ahora de perfil en la cuestión. Y así siguieron los socialistas. O, al menos, lo intentaron. Fue el portavoz, Miguel Fernández, el que tomó la palabra para calificar de necesaria la carretera, y aseguró que seguían sin conocer el proyecto para la Rolda Leste. Una vía cuya «necesidade é evidente» pero para la que quieren «garantías. Necesitamos todos os datos para posicionarnos, porque o Concello terá algo que dicir». En esa línea, intentaron pasarle la pelota de nuevo a la Xunta cuestionando si realmente habían estudiado en profundidad el proyecto. 

El caso es que el BNG deslizó el guiño electoral asegurando que las posiciones «ultraconservadoras» del PP se debían probablemente a que el tema estaba «secuestrado pola tenente de alcaldesa de Mondoñedo, que leva tres meses vivindo en Lugo e aínda non pisou o Rato. Xa ofreceu ir en postos de saída nas listas a 20 persoas, e ningún de vostedes quere perder a silla».

La respuesta del PP la fio Ramón Carballo a un informe emitido durante el gobierno de Orozco por los técnicos municipales en las que se hablaba de que era el «trazado más adecuado» y en el que se anunciaba que el Concello prestaría todo su apoyo. Re Las acusaciones mutuas de electoralismo fueron una constante durante toda la sesión.

El BNG, que no quería soltar la presa del acuerdo, aprovechó su última intervención para advertir que lo que se iba a votar era dar prioridad al entorno del Rato frente a la vía. Y así se llegó al momento de la verdad. BNG, socialistas y Ciudadanos votaron en bloque la moción nacionalista, mientras rechazaron al PP, dejando así solos a los populares. 

Arroxo, Méndez y Santos, durante un pleno en Lugo
Arroxo, Méndez y Santos, durante un pleno en Lugo Manuel Guede

O Carme: el PP quiere fondos europeos y los socialistas responden que allí hay un ARI de la Xunta

El barrio de O Carme llegó al debate plenario con una propuesta del PP que defendía iniciar la tramitación de declaración de Entorno Residencial de Rehabilitación para la zona para poder acceder a fondos europeos con los que dar una nueva vida a los edificios. Como si de un juego de niños se tratase, Santos le respondió que, efectivamente, antes de construir había que rehabilitar, y les preguntó si les valdría la figura de un ARI, una Área de Rehabilitación Integral, porque esa figura no tiene en cuenta el número de habitantes de la zona, solo el entorno.

La cuestión pilló un poco con el pie cambiado a la oposición, que dejó caer que sí, y ahí fue donde Santos, en un movimiento efectista, les espetó que «o ARI non vale para o Carme porque xa está dende o ano 2010!». Según el concejal de Urbanismo, ese año se activó la llamada Área de Rehabilitación Integral de los Caminos de Santiago, puesta en marcha por la Xunta de Galicia. Con este as que se sacó de la manga, a Santos también le dio tiempo a meter la pulla de que el gobierno autonómico no había hecho nada con ese ARI y que la oposición local no había hecho los deberes.

El PP salió del paso defendiendo que su postura es pedir fondos europeos para rehabilitar, y que el Concello no los había reclamado. La propuesta de Ciudadanos de iniciar los trámites para poner en marcha un nuevo PXOM quedó en nada. El gobierno la vio extemporánea.

El gobierno rechaza un consorcio para el casco viejo debido a las condiciones económicas

La propuesta de Ciudadanos de crear un consorcio que vele por el casco histórico lucense no obtuvo el respaldo del gobierno local. El motivo que arguyó el concejal de Urbanismo, Álvaro Santos, fue que no se cumplían las condiciones económicas necesarias para poder crear un organismo autónomo de ese tipo. El concejal se refería a que para poner constituir nuevos organismos que funcionen con autonomía, la norma establece que el Concello debe cumplir la estabilidad presupuestaria, y en el Caso de Lugo, llevaría tres años sin hacerlo. «Trátase de facer o que poidamos, e hoxe non podemos facelo, goberne quen goberne», argumentó el edil.

Pero incluso más allá de esa parte normativa, Santos deslizó otras dos cuestiones, señalando que el funcionamiento de un consorcio conllevaría una inversión mínima anual de unos 300.000 euros y que, además, no permearía zonas extramuros como pueden ser los barrios de O Carme o Recatelo.

La edila de Ciudadanos, Olga Louzao, cuestionó los argumentos del gobierno local dejando caer que «cando Orozco o quería, tamén estaba equivocado?». Para Louzao, la creación de un ente de este tipo, que canalice y defienda las cuestiones relacionadas con el recinto histórico es una cuestión de «vontade política» y recriminó a unos y a otros que estén abonados a la confrontación política. No solo en ese tema, sino en el grueso de todas las intervenciones.