La peatonalización de la Milagrosa sorprende tras su apertura

M.D.C LUGO / LA VOZ

LUGO CIUDAD

OSCAR CELA

03 abr 2019 . Actualizado a las 08:41 h.

Será necesario reordenar el tráfico de buena parte del barrio tras las obras de peatonalización en la Milagrosa. Es la principal inquietud de los vecinos que ayer se paseaban disfrutando de la nueva plaza. Acostumbrados a atravesar por delante de la parroquia, hoy el único acceso posible para los vehículos es a través de Curros Enríquez. La circulación se interrumpe ahora desde Doutor Yáñez Rebolo y la entrada a la plaza en la confluencia con la calle Mallorca queda reservada a vehículos de emergencias. También pueden acceder los residentes con garaje.

La obra se enmarca en el modelo de ciudad que quiere impulsar el Gobierno de Lara Méndez: «Máis accesible, cómoda, humana e sostible, con máis espazos públicos para uso público». El espacio se ha dotado mobiliario renovado, alguna zona verde más con tramos de césped y ha respetado los árboles existentes en la plaza. Ha quedado sitio suficiente para las actuaciones musicales y otras actividades de las que se organizan en el barrio a lo largo del año.

Sorprende el cableado a la vista en la entrada de Divina Pastora. Porque a pesar de que ese tramo de la calle se había peatonalizado hace tiempo, lo cierto es que el nuevo enlosado del pavimento de la plaza llega a la altura suficiente como para que los operarios hubieran podido soterrar los cables aprovechando que levantaban el suelo. No lo hicieron y a día de hoy siguen a la vista, cruzando de un edificio al otro y afeando la calle. Si se termina haciendo más adelante habrá que volver a levantar las losas de la plaza en ese punto concreto.