Lugo estrena el verano con el área recreativa del Paseo do Miño en mala conservación

Mesas y bancos rotos, papeleras llenas, fuentes inutilizadas o animales muertos muestran el abandono


lugo / la voz

Otro año más, los lucenses inician el verano sin una zona de baño que pueda asemejarse a una playa fluvial. Pero también otro verano más la gran área recreativa de la ciudad, el Paseo do Miño, inicia julio con una pésima conservación de su mobiliario. Para numerosos usuarios que ya se han acercado en los últimos días de calor les ha sorprendido el estado general del área, de unos 70.000 metros cuadrados, y que fue inaugurada en 1999 tras un trabajo que hizo la Escola Taller San Froilán.

Por una parte, destaca el abandono del mobiliario para comer, con bancos rotos, mesas astilladas, puntas a la vista y ausencia de sombras. En este último caso es de resaltar que las dos estructuras que se levantaron con tejado para cubrirse del sol o la lluvia ya no existen, y lo que queda son cimientos rotos y sin mesa en un caso. Todo ello a la intemperie. Incluso llama la atención la extensa zona de sombra que hay en el área recreativa sin ninguna mesa o banco para descansar, mientras sí hay este tipo de elementos a pleno sol.

También destaca la falta de limpieza de los bancos que hay junto al paseo, así como de las propias mesas. Se echa en falta un lavado por aspersión que elimine la tierra que se ha acumulado durante todo el invierno.

Además, las papeleras que aún existen suelen están repletas de basura, incluidas las que hay cerca del parque infantil cubierto, habitualmente lleno de niños y familias. Se pueden ver varias zonas donde hubo papeleras pero no se repusieron. Uno de esos lugares es la fuente, llena de maleza, sin limpiar, con un chorro de agua escaso y sin espacio para depositar la basura. Muy cerca se encuentra lo que en su día era un estanque ornamental, pero hoy es una estructura abandonada e inútil.

Otra deficiencia relacionada con la falta de limpieza es la presencia de animales muertos (especialmente aves) sin recoger, mientras a su alrededor se amontonan los insectos. O también se pueden encontrar ramas de los árboles tiradas, a la espera de alguien las recoja.

Una de las peticiones de los usuarios del paseo y de la zona recreativa sí se cumplió. Se trata de la colocación de dos baños, uno en cada esquina del paseo, y que suelen estar limpios. El problema surge con el instalado cerca de la pasarela del río, ya que la puerta abre hacia el carril bici, con lo que esperamos que nunca haya un accidente en un ciclista y un usuario del baño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Lugo estrena el verano con el área recreativa del Paseo do Miño en mala conservación