El PSOE de Lugo digiere mal sus luchas


lugo / la voz

Poco ha durado en Lugo ese espíritu de unidad al que se apeló hace una semana tras las elecciones para el elegir secretario general del PSOE. Hubo quien pensó en los puñales y en las purgas, pero nunca imaginó que el río llegase a tanto. Pero también los hay que se sienten legitimados por una victoria en Lugo, la de Pedro Sánchez, aplastante. El alcalde de Pedrafita, José Luis Raposo, lo dejó ayer claro, tras reconocer que batalló «un montón en Galicia para que gañase Sánchez e a organización está nun novo tempo, nun novo momento e hai que respectar ás bases».

Pero esta visión se contradice con la de un vecino suyo de la montaña, Manuel Martínez, alcalde de Becerreá y vicepresidente provincial desde hace unos meses tras reconducirse el cisma iniciado en junio del 2015. «Lamento que una parte de los partidarios de Pedro Sánchez hayan decidido emborracharse de poder, de euforia y de rencor», en referencia a la ruptura de un acuerdo con el que inicialmente se contaba para el congreso celebrado este domingo para elegir a los once representantes del PSOE de Lugo que asistirán al congreso federal de junio.

El impulsor de ese acuerdo fue el senador lucense Ricardo Varela, quien ayer se mostraba «disgustado y triste porque se ha tirado por tierra el trabajo de los últimos años». Varela había llegado a un acuerdo con Eladio Romero, representante de Sánchez en Lugo, por el que «los sanchistas» cedían tres puestos a los partidarios de Susana Díaz, entre ellos Martínez, mientras que entre los ocho restantes irían el presidente Campos, las alcaldesas de Lugo y de Viveiro y el regidor de Monforte. Pero ese acuerdo saltó por los aires y los partidarios de Pedro Sánchez impusieron una lista, que fue refrendada por el 78% de los militantes, e impidieron la entrada de Martínez, quien ayer valoraba el gesto de Campos y de Lara Méndez de autoexcluirse de la lista de delegados al romperse el acuerdo.

Ahora, los socialistas acudirán a Madrid con la lista que votaron pero en apariencia sin una referencia visible. El popular y delegado de la Xunta en Lugo, José Manuel Balseiro, aprovechaba ayer para meter el dedo en el ojo ajeno: «Non sei con quen teño que falar no PSOE, porque ni o presidente da Deputación nin os principales alcaldes teñen autoridade política».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El PSOE de Lugo digiere mal sus luchas