El veterinario fallecido en As Nogais murió por una hemorragia cerebral al recibir una patada de una res en un ojo

Su cadáver será conducido hasta el cementerio parroquial de San Pedro de Seteventos, en Sarria, donde será inhumado


El veterinario del barrio lucense de A Piringalla y de 43 años de edad, que el jueves por la mañana falleció en una explotación ganadera de As Nogais cuando saneaba las vacas murió a causa de una hemorragia intracraneal producida por una brutal patada que una de las reses le propinó un ojo.

Hoy se celebrará una misa de funeral en el tanatorio Serfuja, en el polígono lucense de As Gándaras, donde está siendo velado, y seguidamente tendrá lugar la conducción de su cadáver hasta el cementerio parroquial de San Pedro de Seteventos, en el municipio de Sarria, donde será inhumado.

La tragedia ocurrió sobre las diez de la mañana del jueves, cuando el fallecido se encontraba saneando vacas en una granja del lugar de Chan de Vilar, en la parroquia de Nullán, As Nogais. Posiblemente, la res, queriendo librarse del pinchazo que el facultativo le propinaría para sacarle sangre, le dio una brutal patada que le produjo la muerte.

El fallecido era un empleado eventual de la empresa Tragsa, donde llevaba trabajando desde hacía 14 años.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El veterinario fallecido en As Nogais murió por una hemorragia cerebral al recibir una patada de una res en un ojo