Game over

Emilio R. Pérez DESDE EL ALTO

LUGO

08 sep 2022 . Actualizado a las 19:48 h.

OOigan, yo pienso que la Edad Contemporánea se nos está acabando. En serio. Que hay cambio de Era, vamos. ¿Que en qué me baso para afirmar esto?... Bueno, verán, o el caos que ahí por fuera se está montando es el síntoma inequívoco de que esto se nos está yendo, o la realidad que yo percibo está distorsionada porque me hago viejo; en cuyo caso indíquenme el camino al hoyo porque me muero. Inclusivo, okupas, género fluido…, yo es que no lo entiendo. El otro día vi en la calle a un tío que debía medir 1,90, larguísima melena cana y ataviado con ropaje cutre de señora en la indigencia. Cuando le vi la cara… ¡Virgen Santa! Estas cosas te las esperas en rapaces despuntando por aquello de soy rebelde, como Jeanette, pero el tipo aquel quizá rondara los 70. Qué espanto.

Sostenible, memoria demoníaca, modelo educachivos, empoderamiento, resiliencia, metaverso… Estamos viejos. Verán. La vieja Roma se fue al carajo cuando el romano le dio a las bacanales a destajo, al todo vale; mientras los bárbaros, por las afueras, esperando a que por maduro caiga el higo de la higuera. Se acabó la Edad Antigua. La Media no se murió porque nació ya muerta. La vieja aristocracia se fue a la mierda en Francia y rodó un mar de cabezas. Y encima sube el pan. Se acabó la Edad Moderna…

Covid, energía, IPC, combustibles, guerra… Insisto, no lo entiendo. Salgo a la calle, veo la tele, leo la prensa…, siempre hay algo que me dice: puerta. Desde mi ventana aquí en el alto oteo el paisaje con tristeza. Al fondo el puente romano, As Arieiras y más arriba el cementerio. Fin del cuento. Vete a la mierda, planeta Tierra. PD: Disculpen los exabruptos, es la guerra.