Los zoos de Outeiro de Rei recuperan el ritmo de visitantes anterior a la pandemia

Laura López LUGO / LA VOZ

LUGO

Las visitas a Marcelle se sitúan este verano en niveles similares a los de antes de la pandemia
Las visitas a Marcelle se sitúan este verano en niveles similares a los de antes de la pandemia ALBERTO LÓPEZ

El tirón del ocio al aire libre hace que Marcelle Natureza y Avifauna estén entre los destinos preferidos de los turistas. Ambos parques han acondicionado sus instalaciones con zonas para meriendas

03 sep 2021 . Actualizado a las 13:12 h.

Los zoos de Outeiro de Rei están recuperando el ritmo de visitantes anterior a la pandemia. El tirón del ocio al aire libre hace que Marcelle Natureza y Avifauna estén entre los destinos preferidos de los turistas que visitan Lugo. Además, ambos parques han adaptado y acondicionado sus instalaciones para que sean más cómodas y espaciosas para comer o merendar en el propio parque o, simplemente, parar a descansar.

En Marcelle Natureza explican que las cifras de visitantes en julio y agosto son mejores que las del pasado verano y se mueven ya en números similares a los anteriores a la pandemia. En su opinión, esto se debe a que «a xente aprendeu a convivir coa nova situación», y a que el zoo se presenta como un espacio seguro, en el que se pueden descubrir desde animales autóctonos como osos pardos o lobos ibéricos, hasta los más exóticos, como bisontes o cebras.

Mono Titi en Marcelle Natureza
Mono Titi en Marcelle Natureza ALBERTO LÓPEZ

Desde Marcelle Natureza indican que no se aceptan grandes grupos de visitantes, y que la mayoría de los que se acercan al parque son familias. Debido a la amplitud del espacio, no hay problemas de aforo, salvo en la zona reservada a visitas con guía, que admiten un máximo de veinte personas. Debido a la pandemia, no está funcionando el servicio de restaurante, y el chiringuito, aunque está abierto, no sirve comidas, sino bebidas y helados. También han retirado bancos y mesas de las zonas de descanso ante la imposibilidad de controlar las desinfecciones de las superficies, pero sí que está permitido hacer pícnics: bien llevando sus propias mesas y sillas o bien directamente sobre la hierba. Y la iniciativa está teniendo un gran éxito, pues son muchos los que utilizan la zona para comer, para merendar o para disfrutar de un tentempié mientras se toman un descanso a la sombra.