Un joven ingeniero que trabaja desde la montaña, modelo contra la despoblación

Pedro Álvarez es un vigués que decidió mudarse a Barcia, una aldea en la que nació su madre y cercana a Navia


Os Ancares / La Voz

La agonía demográfica en la provincia de Lugo forma parte de muchos discursos políticos que hablan de la Galicia baleira, así como del reto al que se enfrentan las aldeas año tras año: las puertas cierran, las casas se caen y las parroquias se vacían porque las únicas personas que viven en la montaña son mayores. No hay repoblación, ni tampoco descendencia que quiera probar de primera mano cómo se vive en Os Ancares. En 1920, el censo de población en Navia de Suarna era de 8.076 personas. Hoy, es de poco más de 1.000. La esperanza está puesta en aquellas personas que deciden mudarse para hacer vida del campo. Aunque la mayor parte optan por crear explotaciones ganaderas, otras creen que son muchos los trabajos que, actualmente, se pueden hacer en remoto. Trabajar desde casa es una opción viable, como es el caso de Pedro Álvarez, que tiene 43 años y decidió cambiar de vida y mudarse a Barcia, a menos de dos kilómetros de Navia de Suarna.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Un joven ingeniero que trabaja desde la montaña, modelo contra la despoblación