Un tesoro del siglo XIX en ruinas

María Guntín
maría guntín LUGO / LA VOZ

LUGO

El balneario de Frádegas está situado en un entorno idílico y privilegiado, al borde del río Ulla

17 dic 2019 . Actualizado a las 10:05 h.

El balneario de Frádegas está en el municipio de Antas de Ulla y cuenta con un entorno privilegiado. Está en ruinas y en su interior, totalmente destrozado y con vigas caídas del techo, hay dos grifos de agua sulfurosa. Sin embargo, nada impide el paso. Es accesible y también un peligro.

Está situado en la parroquia de Santa Mariña de Castro de Amarante y sus aguas prometían resultados infalibles para luchar contra algunas enfermedades. Entre ellas, afecciones de la piel, asma, catarros y patologías relacionadas con el pulmón o el estómago. 

Varios edificios e historias

El conjunto está formado por un edificio de dos plantas con un patio interior. Aún se puede intuir, por los marcos de algunas habitaciones, lo que en días fue una capilla. Las paredes son de piedra y algunas construcciones paralelas dejan ver lo que pudo ser una construcción anexa posterior. En la planta baja están los dos grifos mágicos, que se conservan intactos. En el agua se ve el color característico del flúor y del sulfuro, que brotan de la tierra a 18 grados. Al lado, se puede intuir lo que un día fue la sala de baños, cuyo acceso está totalmente destruido y tapado por vigas que han ido cayendo con el paso del tiempo. El tesoro se desvanece y ya poco queda de lo que en días atrajo a miles de visitantes de otras zonas de Galicia.