«Toca hacer bueno el último triunfo», por Ricardo Hevia

A la vista otra victoria angustiosamente necesaria para no tener que volver a llamar al gabinete de crisis.


Que en la séptima jornada hablemos de partido clave puede parecer una desmesura, pero no cabe duda que en Granada el Leche Río Breogán se jugaba muchas cosas: cortar una hemorragia de resultados adversos impensable, calmar un ambiente cada vez más decepcionado e insuflar dosis de optimismo a una afición que empezaba a temer por el futuro de un equipo poderoso, y no solo en presupuesto sino sobre todo en grandeza. ¿Quién puede compararse al Breo en historial en esta LEB Oro? Y en importancia social, seguimiento, pasión... Porque un club no es solo el presupuesto, que aquí también es gordo. Los resultados iban creando una incerteza cada vez más arraigada de que había muchos errores en la confección de la plantilla. La consecuencia que estos malos resultados habían llevado al equipo a una situación límite. Granada fue el balneario preciso en el momento justo. Sin lanzar cohetes, pero el ambiente se ha relajado. Se dieron todas las circunstancias favorables: un triple crucial de un jugador que llevaba 0 puntos (Soluade), que Christian Díaz siguió presentando números de otra galaxia, que Roope Ahonen empezara a parecerse al escolta que brilló en Oviedo... Y aquí vuelvo a insistir en que si el finlandés conjuga su mejoraría junto al Christian actual, ahí podrá el Breogán encontrar un filón no solo de puntos, sino también una vía para hacer mucho daño a cualquier defensa.

Partidazo en el Pazo

En fin, que la fiebre va remitiendo y aunque persistan muchas dudas y estemos lejos de la cabeza de la clasificación, y aunque Palma haya comenzado a presentar sus credenciales, hemos detenido una caída que era el primer objetivo. Por lo demás, paciencia, mucha paciencia, y a enlazar una racha de victorias mirando al grupo de escapados que vemos aún muy lejos. La primera oportunidad de escalar llega ya este domingo al mediodía y, curiosamente, contra nuestra colegas en el descenso de la Liga ACB la temporada pasada, el Delteco GBC. Vienen de perder en Donosti ante el Palma, pero de momento están un peldaño por encima, por lo tanto es otro test para evaluar la mejoría. Y a la vista otra victoria angustiosamente necesaria para no tener que volver a llamar al gabinete de crisis.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Toca hacer bueno el último triunfo», por Ricardo Hevia