Cuatro años sin ORA en la capital

El sistema de pago perdió defensores, pero muchos aún creen necesaria la rotación


lugo / la voz

Este mes se cumplen cuatro años desde que Lugo dejó atrás la ORA. La ordenanza municipal que regula los aparcamientos no opera en la capital de la provincia desde el 30 de julio del 2015. La suspensión del servicio, por el que un usuario debe pagar por estacionar su vehículo en determinadas zonas, generó mucho malestar en los primeros meses. Empresarios, comerciantes y vecinos se revolvieron contra la medida, una de las primeras, que implantó Lara Méndez. Hoy la situación se ha normalizado y aunque el método de pago ha perdido defensores, muchos todavía insisten en que es necesario implantar medidas que garanticen de alguna manera la rotación de vehículos.

La dificultad para aparcar persiste en el centro según empresarios y vecinos. Muchos denuncian que hay vehículos que quedan estacionados en la calle durante días y que el efecto disuasorio lastra a los negocios del casco histórico. «Hay unanimidad con todas las asociaciones en que hay que regular el aparcamiento de alguna manera, porque necesitamos rotación. Hay que poder venir al centro y pensar que vas a poder aparcar, a nosotros nos repercute muchísimo», valoraba Marta López Yáñez, presidenta de las autónomas, hace apenas unos meses.

Durante la campaña electoral de las últimas elecciones municipales, fueron muchos los que apostaron por estudiar un sistema de aparcamiento que no implicase un coste para el usuario, pero sí garantizase la rotación en la zona centro de la ciudad.

Aparcamientos disuasorios

El partido socialista, que gobernó Lugo durante los pasados cuatro años y que seguirá haciéndolo los próximos cuatro gracias al apoyo del BNG, apostó por los aparcamientos disuasorios. La medida generó 800 plazas nuevas en la ciudad, pero parece que no será suficiente si se continúa avanzando en la peatonalización del casco histórico como pretende hacer el bipartito este mandato. Hacer del transporte urbano algo eficiente es otra de las medidas posibles.

¿Cuanto tiempo llevaba funcionando este servicio en el Concello?

La ORA empezó a funcionar en Lugo el 19 de agosto de 1985. Previamente, el sistema de aparcamiento de pago había funcionado a prueba durante una semana. Empezó a multarse a quienes estacionaban en zona azul y no dejaban el correspondiente tique en algún lugar visible de su vehículo. También a quienes lo hacían y se excedían en el tiempo permitido. La primera crónica acerca de la ORA relata el malestar de los ciudadanos y una avalancha de multas.

¿Por qué se suspendió al inicio del primer mandato de Lara Méndez?

La ORA se convirtió en una de las piezas principales de la investigación judicial Pokemon y tras operar durante más de un año sin contrato en vigor, el gobierno local decidió suspender este sistema de control de estacionamiento operado por Vendex. En su momento, Lara Méndez avanzó que los lucenses no tendrían que abonar el aparcamiento hasta que se pudiese redactar un nuevo pliego y realizar una nueva adjudicación. En una primera estimación se calcularon ocho meses sin ORA.

¿Cómo resuelven este mismo problema en otras ciudades gallegas?

A Coruña, Santiago, Ourense y Vigo, cuentan con sistema ORA. Los precios son similares en las tres, unos 30 céntimos por 30 minutos y establecen un máximo de estacionamiento de dos horas. Compostela hace un distingo con los residentes, que pagan menos y pueden dejar su coche hasta cuatro horas. Pontevedra, Ferrol y Lugo no pagan por dejar su vehículo. Los ferrolanos controlan el tiempo dejando un papel con la hora de llegada escrita.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Cuatro años sin ORA en la capital