Piedra, pizarra y revolución

Responsables cubanos visitaron la casa de Láncara donde nació el padre de Fidel, y que se está reformando


láncara / la voz

En pleno corazón de Láncara, una casa de piedra tejada con pizarra y con candados en las puertas pasa desapercibida. De entrada, no tiene nada en particular más allá de las heridas que el paso del tiempo pudieron infringirle y que desde hace unos meses se están restañando. Pero una placa en la que se explica por qué es especial. A qué responde su simbolismo. Allí nació, en 1875, Ángel Castro Argiz, un campesino del lugar que en el último suspiro del siglo XIX recogió sus pertenencias y se subió a un barco dispuesto a buscar fortuna en la isla de Cuba. Allí, su hijo Fidel se convertiría años después en parte de la historia contemporánea.

Desde hacía tiempo estaba sobre la mesa poner en marcha un proyecto que aprovechase ese lugar simbólico. La idea era convertirlo en un centro de interpretación de la emigración en el que se estrechasen los lazos de Galicia y Cuba y en el que se recordara la figura de Fidel. Y lo lograron. A través de la Asociación de amistad y solidaridad de Láncara con Cuba, cuajó la cesión de la vivienda, y el pasado invierno comenzaron a rehabilitarla.

Ayer, el presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), Fernando González Llort, el director general de la entidad, Joaquín Eduardo Lacke Portuondo, y la cónsul de Cuba en Galicia, Yahima Martínez Millán, se aproximaron a visitar el lugar. Lo hicieron de la mano de responsables de la asociación y del concello, y también de la Confederación de Empresarios.

«Estamos muy agradecidos, es la historia viva que todavía tenemos entre Cuba y Galicia, una representación de esos vínculos que tendremos para toda la vida y no se olvidarán. Es una casa en la que empieza la historia más reciente de los cubanos, la que más nos interesa, y es importante que se mantenga y se avance», valoraba la cónsul cubana abrigada de la lluvia tras visitar la vivienda. Es la segunda vez que visita Láncara, un punto al que cada poco tiempo peregrinan particulares y personalidades cubanas para ver el lugar donde arrancan las raíces de su historia reciente.

Desde el minuto cero, el colectivo de Láncara tuvo claro que cualquier intervención que se llevase a cabo en la vivienda debía hacerse de la mano de la familia Castro. Es Teresa, una prima de Fidel y Raúl, la persona que está involucrada en el proyecto formando parte de la asociación. Todos los implicados entendieron como fundamental respetar al máximo la casa y dicen que han intentado ser respetuosos.

La intervención en la casa

Arreglar la techumbre y el suelo, antes de tierra compacta y ahora de hormigón recubierto de piedra -aunque está dando problemas la filtración de agua- fueron las primeras tareas que se emprendieron. Dentro, uno se puede entrever cómo era la vida hace siglo y medio. Se respetan las vigas, se mantiene la lareira y es fácil imaginar cómo los humildes dormitorios se situaban sobre las cuadras del ganado.

Poco a poco, lo que pretende ser un espacio de recuerdo y homenaje a la emigración y a la figura central de la revolución cubana empieza a tomar forma. De la mano de la familia Castro y del historiador cubano Eusebio Leal, una eminencia en su país, se está realizando todo el proceso y en los próximos meses tocará dotar de contenido la humilde vivienda y también la pequeña finca que la rodea. En ella intentarán aprovechar losas de pizarra y plantar unas palmeras. Unir los dos lados del mundo. Para el interior podrían recibir algunos enseres que pertenecieran al propio Fidel, y los impulsores sueñan con que a principios del año próximo el centro de interpretación ya sea una realidad en Láncara. El lugar desde el que un emigrante partió a escribir una página de la historia universal.

La Confederación de empresarios estrecha lazos con el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos

La Confederación de Empresarios de Lugo recibió ayer la visita del presidente del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP), Fernando González Llort.

El encuentro sirvió para estrechar lazos entre ambas instituciones. El presidente de la CEL, Jaime López, recordó que «ya hay cierta penetración del empresariado lucense en Cuba y la idea es impulsar todavía más esas relaciones. Nos parece un mercado que puede ser muy interesante, y esto se consigue estrechando lazos y generando confianza», señaló. González destacó el vínculo empresarial importante ya existente entre España y Cuba y alabó que las firmas españolas no se atemoricen ante la hostilidad estadounidense.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Piedra, pizarra y revolución