Un estudio sobre clases de avispas ayuda a reforzar el tratamiento

El jefe del servicio de alergología del HULA participó en la premiada investigación


lugo / la voz

Un estudio en el que ha participado el jefe del servicio de Alergología del HULA, el doctor Francisco Carballada, junto a otros colegas de Guadalajara y Córdoba ha sido reconocido en una reunión reciente organizada por la Agencia Europea de Alergia e Inmunología Clínica. En concreto, se trata de un póster en el que analizan cómo el entorno (y los alimentos) puede ayudar a identificar la subespecie -hay más de un centenar de tipos de avispa- a la que pertenece un insecto. Una información útil para reforzar el tratamiento que se elige para administrar a las personas alérgicas que han sufrido una picadura.

El estudio, en el que pretenden seguir profundizando los especialistas, se realizó con una muestra de unas 50 avispas recogidas sobre todo en Galicia, Córdoba, Guadalajara y Cataluña. «O que fixemos foi que cando unha avespa estaba cerca de comida, fotografala e enviala ao entomólogo Leopoldo Castro, que foi tamén o responsable do mapa de véspidos de Galicia, para identificala», desgrana el doctor Carballada.

Una vez analizadas, descubrieron que en tres de cada cuatro casos en los que una avispa estaba comiendo, o rondando comida como carnes o pescados, se correspondía con el género vespulas, que son avispas comunes y velutinas, entre otras. Cuando detectaban polistes, otra especie, generalmente estas se encontraban en ambientes en los que predominan las frutas o las bebidas azucaradas. «Practicamente todas as que estaban vinculadas a bebidas azucradas e froitas eran polistes, mentres que coa comida había sobre todo vespidos, aínda que a froita tamén sexa comida», destaca el alergólogo del HULA.

 Territorio y utilidad

A nivel territorial, explica Carballeira, «en Guadalajara e Córdoba predomina polistes dominula. Aquí, en cambio, aínda que hai vespula e polistes, o que predomina é a vespula xermánica, a avespa común».

Conocer ante qué clase de avispa se encuentran puede resultar de utilidad a los especialistas a la hora de aplicar el tratamiento después de haber sufrido una picadura. «Cando vén un paciente cunha reacción alérxica a estes velenos e nos di que estaba nunha comida familiar, moi probablemente sexa do xénero vespula. Á hora de elixir unha inmunoterapia, un tratamento hiposensiblizante, é diferente que sexa de vespula ou de polistes. Temos que facer unhas probas alérxicas, tamén unhas probas in vitro, pero ter ese coñecemento refórzanos», explica el especialista del Lucus Augusti.

Sobre todo, ayuda en casos en los que no está muy clara la especie. «Cando tes que optar poñer un tratamento e por exemplo as probas do estudo inmunolóxico dan moi semellantes para as dúas», tener indicios de que se trata de una u otra especie, «pode contribuír a reforzar o tratamento» más adecuado. Toda información será valiosa.

Los casos de picaduras de velutinas se dan, ante todo, durante desbroces

Las avispas velutinas, también conocidas como asiáticas, son diferentes a las avispas comunes, si bien en ocasiones generan ciertas dudas con el avispón gallego, la vespa crabro. A nivel alimenticio, «a velutina, ademais de alimentarse doutros insectos, tamén se alimenta de froita e doutros produtos. Incluso dependendo da época do ano, o 60 ou 70 % da súa dieta correspóndese a azucres, froita e comida», explica el alergólogo Francisco Carballada.

Hasta el momento, la inmensa mayoría de los casos que han llegado a la gerencia lucense de picaduras de velutinas se correspondieron con personas que estaban realizando tareas vinculadas con los propios insectos o su entorno. «Os pacientes que temos alérxicos á velutina son pacientes que normalmente se atopaban facendo algunha labor de desbroce e que rompen accidentalmente un niño. Só houbo un caso que ocorreu comendo froita, o resto das situacións que tivemos na area sanitaria de Lugo foron en roturas accidentais», ya fuesen profesionales como bomberos o empleados de Tragsa realizando trabajos.

 Las avispas más peligrosas

«Para o alérxico, calquera picadura pode ser perigosa», describe el jefe del servicio de alergología del HULA. «Expoñerse ao veleno para quen ten alerxia pode xerar unha reacción perigosa. O único é que o avespón e a velutina conteñen máis cantidade de veleno que a vespula xermánica, que é a avespa común, ou que a polistes». Por lo que esa mayor cantidad sería la que marcaría la diferencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un estudio sobre clases de avispas ayuda a reforzar el tratamiento