La campaña en Lugo de los dos modelos

Las encuestas reparten dos diputados al PP y al PSOE, a pesar de que llegan en Lugo con dudas a unas elecciones con más protagonistas y marcadas por las municipales


Doce candidaturas están en campaña en la provincia de Lugo para elegir 4 diputados y 4 senadores. La política ya es distinta a como se ha hecho tradicionalmente, y buena prueba será esta noche la pegada de carteles. Mientras el PP, con su cabeza de lista al Congreso, Jaime de Olano, arropado por Ramón Carballo, Barreiro y García Díez, los colocarán en la Praza Maior, para reforzar el lucensismo de un candidato más próximo a A Mariña y poco conocido en la capital; el PSOE se irá a estrenar la remozada Praza da Milagrosa, barrio obrero e inmigrante donde las encuestas son positivas para los socialistas y la alcaldesa, Lara Méndez. Más radicales fueron en las filas del BNG. Maite Ferreiro pasó del viejo posado nocturno con la brocha para juntarse por la tarde con la candidatura en Campo Castelo, aprovechando el tirón municipal de Rubén Arroxo.

La última encuesta del CIS asigna a PP y PSOE el reparto de dos diputados a cada uno. La fractura de En Marea (Cristina Pérez) y Unidas Podemos (Vanessa Somoza) lastra que puedan repetir el éxito del ahora ausente Fernán-Vello, que consiguió el acta en las elecciones del 2015 y del 2016. Su lucha parece que será por saber quién gana en la división de ambos. Ciudadanos, con su cada vez más popular candidato, José Manuel Blanco, opta a intentar ser la tercera fuerza en la provincia y, quien sabe, alcanzar el cuarto diputado en disputa. Algún analista señala que la presencia de Blanco beneficia el posible éxito del PSOE. El BNG, en clara subida, tiene más difícil conseguir el diputado.

Y Vox ya no juega en esta liga. La designación a dedo de un candidato madrileño que nadie conoce frente al que propusieron los militantes de Lugo, además de la ausencia de dirigentes de este partido durante la campaña, le descarta, más allá de que puedan rascar votos en el caladero del PP y Ciudadanos, impidiendo a los primeros llegar a los tres diputados que en tiempos de Cacharro conseguían con holgura, y a los segundos a no llegar al Congreso.

Luego entran en juego otros votos no menos importantes: desde la abstención (en el caso de Lugo podría afectar más a un desmovilizado PP, lo sabe bien Feijoo), pasando por las papeletas en blanco, el incremento del Partido Animalista o los votos que reciban candidaturas como Compromiso por Galicia.

Ante este panorama, hay quien se atreve, como apuntaron algunas encuestas, a señalar que en Lugo está por saber si el PSOE será capaz de dar el sorpasso y vencer al PP (algo que sería histórico), y si ese escenario sucediese, conseguir los tres senadores, lo cual ya sería una hecatombe para los populares.

Los temores en las filas del Pp están fundados: pérdida de votos por la derecha y, sobre todo, la desmotivación. Hay que recordar que el factor Rajoy en Lugo sostuvo los buenos resultados de las últimas elecciones. A su favor está el innegable arraigo que tiene el partido que dirige Elena Candia en Lugo, así como algunas apuestas como la de recuperar al alcalde de Chantada, con la intención de llegar con fuerza a las municipales y asaltar la Diputación.

Los socialistas llegan con el optimismo de la ola de Pedro Sánchez y confían en sus «logros» en la Diputación y en el perfil de la alcaldesa, pero también hay dudas sobre unos candidatos poco conocidos. Tanto Ana Prieto como César Mogo, que por fin ya aparecieron para hacer campaña juntos, tienen por delante la tarea de convencer y ser algo más que los nombres que pusieron Caballero y Sánchez. Sonsoles López lo fía a su trabajo en la Diputación y tiene el apoyo explícito de Álvaro Santos.

Sobre los asuntos que se debatirán, unos vendrán marcados desde Madrid (la izquierda frente a la derecha) y otros, los lucenses, volverán a girar sobre el tren, las autovías, Alcoa, las pensiones, la comisaría, la intermodal o la despoblación rural. Pocas novedades. Y si esta campaña será diferente a cualquiera que hemos conocida desde la llegada de la democracia será también por su solapamiento con las municipales. Los resultados del 28 de abril marcarán a los candidatos del 26 de mayo. Para algunos podría ser su salvación y para otros su tumba.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La campaña en Lugo de los dos modelos