Llega el primer gimnasio «boutique»

Estará en la Praza de Alicante de Lugo y lo dirigirá un técnico brasileño


lugo / la voz

Le resulta imposible hacer un cálculo de los lucenses a los que instruyó en los más de diez años que estuvo en el gimnasio Aqualife de la carretera vieja de Santiago. Recuerda en cambio que, a medida que pasaba el tiempo, iba viendo por la ciudad a gran cantidad de personas que entrenaban en el establecimiento al que llegó en el verano de 2009. Fabio Silva Pires, que es técnico en educación física, dejó su Brasil natal ese año para asentarse en Lugo y en la ciudad se quedó. Ahora tiene en marcha su propio proyecto, un gimnasio «boutique» que estrenará en unas semanas. De director del área de «fitness» en una empresa que no era suya, a jefe de su propio negocio en un sector en el que parece que los grandes se quieren devorar a los pequeños, pero no es así.

En Brasil tenía un trabajo que, aclara, le resultaba interesante, atractivo. Formaba monitores para la cadena Les Mills, una gran multinacional del «fitness», que tiene numerosos programas específicos que desarrollan multitud de clubes de todo el mundo vinculados a la firma.

«Estaba contento porque me encantaba lo que hacía, sin embargo llegó un momento en el que me encontré totalmente saturado. No tenía ni los fines de semana libres. Entonces recibí la invitación del Aqualife y me contrataron. Vine para probar durante un año y me quedé porque me encantaba Lugo, su tranquilidad... Además, la empresa siempre me dio oportunidades para formarme y crecer. Empecé como monitor y acabé como director del área de «fitness»», apunta Fabio Silva quien solo tiene elogios para la responsable del gimnasio en el que trabajó durante muchos años, la cual apoyó su proyecto.

Tener un gimnasio propio, pero con una filosofía muy diferente al de las macro instalaciones, era un «sueño antiguo que ya tenía, pero que quedó colgado en el tiempo». El cese de la actividad en el establecimiento de la carretera vieja de Santiago, hizo que comenzase a darle forma a la idea y ahora ese objetivo está cumplido. Muy pronto abrirá en la Rúa Unidade, 7-9, en la Praza de Alicante.

El establecimiento de Silva Pires no ofrecerá una gran superficie rellenada con multitud máquinas, pantallas y todo lo que puede haber en un macro gimnasio con cientos de clientes casi a todas las horas del día. Quien busque eso tiene que dar la vuelta porque su sitio no será ese Lo que presenta este especialista en preparación física y bienestar es lo que se denomina gimnasio «boutique», un centro de entrenamientos personalizado. Está pensado para sesiones individualizadas o para grupos muy reducidos.

Fabio Silva sabe perfectamente que detrás de las grandes cadenas existe un gran negocio. «Es comercio, con una oferta dirigida a quien vea que, por veinte euros al mes, tiene quinientas cosas. Y eso es una ventaja para quien quiere algo rápido. Pero hay un segmento de público que pretende otra cosa, que quiere algo personalizado; que no desea estar en una máquina siguiendo la rutina de unas fichas que, previamente, alguien sacó de algún lado y las repartió. Para ese sector nacieron hace algunos años en América los gimnasios «boutique» que llegaron a Europa hace más o menos tres años», expresó este técnico en educación física.

La filosofía de un entrenamiento controlado, hecho a la carta, gana adeptos y no son los que las grandes empresas captan con precios bajos. «Tienen una oferta de bajo coste y un monitor pendiente para atender a 300 o 500 usuarios. Los que estamos en la parte contraria ofrecemos menos máquinas pero, a cambio la atención y preparación es personalizada, de calidad y controlada en todo momento. Eso es lo que un sector demanda, aprecia y valora», expresó Silva Pires.

 Valoración física minuciosa

En el gimnasio de Pires se empieza con una valoración física minuciosa. Es indispensable, dice el preparador, conocer la flexibilidad, la fuerza muscular y, por su puesto, el historial médico. «Resulta vital saber la necesidad de cada cliente y la causa por la que decide optar por nuestros servicios. Otro paso fundamental es conocer cómo es la alimentación y determinar si son precisos cambios que supondrían derivar al cliente al dietista o al endocrino para que hagan una valoración y establezcan el protocolo que estimen conveniente», dice el promotor del nuevo gimnasio.

Este experto en educación física entiende que, en muchos casos, es necesaria una reeducación alimentaria. Una buena alimentación es fundamental, dice, para quien busque prepararse con vistas a tener una mejor calidad de vida y ser más longevo, en base a un buen fondo físico, fuerza y flexibilidad corporal.

 Sesiones individualizadas

«Mi proyecto es pequeño y está pensado para grupos reducidos. Insisto en que comenzamos por valorar la necesidad de cada uno de nuestros usuarios. Por eso, los contratos son totalmente personalizados. El cliente accede a una sesión que puede compartir con su pareja o un amigo. Después, tendrá la posibilidad de intervenir en clases con un grupo reducido, que el monitor prepara en base a las necesidades de cada integrante», explicó Silva Pires sobre el funcionamiento de su gimnasio.

El nuevo centro de entrenamientos personalizados de la Praza de Alicante dispone de una sala de actividades, otra de musculación y un vestuario único con taquilla propia. Los precios de asistencia irán en función del número de sesiones que elijan los clientes.

Silva Pires ofrece más información de su proyecto en www.facebook.com/studiofabiopires y@estudiofabiopires

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Llega el primer gimnasio «boutique»