Aprendiendo a sufrir


Ayer cerró el Breogán un negro capítulo que el desarrollo del partido hacía parecer como imposible. ¿Cuántas veces hay que ganar un choque para que caiga de tu lado?. Dejémoslo en anécdota, por que la victoria en Fuenlabrada es tan valiosa que tapa cualquier error. En tres semanas todo ha cambiado, incluso el paisaje, quizán también convenga una reflexión. ¿Habrá desaparecido el miedo a ganar?. Llegar dos veces a la prórroga de forma inverosímil no deja de tener mérito y como llegamos a la segunda es absolutamente paranormal. Canasta de Redivo y partido terminado, eso parecía, pero aún quedaban 8 malditas décimas. ¿Lo celebramos o defendemos?. Luego aquel triple asesino desde no se sabe donde y a seguir jugando, pero no todo fue malo, muchos partidos se vendrían abajo, pero el Breogán no lo hizo, respiró, tomó aire y siguió jugando como si nada hubiese sucedido. Hermoso el esfuerzo del equipo en esa situación. Guipúzcoa nos espera para cerrar un año fantástico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Aprendiendo a sufrir