A Daniel Piñeiro se le secan las palmeras

Situadas en la entrada del edificio administrativo, suscitan numerosos comentarios críticos


lugo / la voz

Al concejal Daniel Piñeiro, responsable, entre otros, de los asuntos de medio ambiente se le acumulan los problemas. Algunos son realmente serios, como todo lo que tiene que ver con la antigua fábrica de la luz. Otros, son problemas menores, pero tienen una incidencia muy relevante en la imagen que proyecta el gobierno local. Una de esas cuestiones, casi anecdótica, pero reveladora del modo de entender la gestión, son las palmeras secas en la entrada principal del edificio administrativo del Concello.

Alguien, antes de que Lara Méndez llegase a la alcaldía, decidió en algún momento que sería buena idea plantar en el vestíbulo del edificio, por el lado de la Ronda da Muralla, una palmera; está situada bajo un cristal que permite el paso de la luz natural. En realidad, y a falta de que los expertos digan otras cosa, son tres las palmeras que están secas.

Hace años, según cuentan algunas fuentes municipales, hubo un intento de mejorar la imagen de esta entrada. Pero es evidente que no prosperó. En las palmeras secas reparan muchos de los lucenses que acuden cada día al edificio administrativo para efectuar gestiones. Y no son pocos los que añaden una coletilla, generalmente irónica, acerca de cómo deben andar las cosas por el Concello si no es capaz de retirar una palmeritas secas, desde antes de comenzar el actual mandato.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

A Daniel Piñeiro se le secan las palmeras