La Policía Nacional también se suma a los controles de los gorrillas del HULA

Una patrulla identificó ayer a varios a lo largo de la mañana


lugo / la voz

La ofensiva a los gorrillas del HULA no cesa. Ayer se sumó a la misma una dotación de la Policía Nacional que, según algunas informaciones, llevó a cabo varias identificaciones. De todos modos, la acción de los cuerpos y fuerzas de seguridad no está resultando efectiva porque a las siete y pico de la mañana, los aparcacoches están como cada día en sus puestos, recabando la tasa por aparcar en una zona en la que el estacionamiento es completamente gratis.

Hace ya meses que los gorrillas no solo controlan a los conductores que van al centro hospitalario sino a los que salen. En muchos casos los acompañan desde la zona de la puerta de salida para saber en qué lugar tienen el coche y, cuando el espacio queda libre, ofrecérselo a nuevos «clientes».

«Na maioría dos casos, sobre todo si ves ao hospital entre as 8 e as 11 da mañá, os aparcacoches non aceptan de bo grado que se lles entregue un euro. Menos de desa cantidade, hai que esquecerse porque móntanche un número fixo. Na maioría das veces tampouco se conforman con un euro. Chegan a pedir tres!», relató ayer un conductor.

Aguantar el tipo y no dar nada a quien hace la función voluntaria de dirigir la maniobra o señalar el sitio libre es una medida que casi ningún conductor adopta por el temor a encontrarse el vehículo dañado a la salida.

Por ahora las multas impuestas a los denunciados no sirvieron de nada porque estos, o están ilocalizables a efectos de notificaciones, o se declaran insolventes. El Concello busca soluciones para acabar con este tipo de práctica que se extiende al centro de otras ciudades donde decenas de personas intentan sacar dinero a los conductores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La Policía Nacional también se suma a los controles de los gorrillas del HULA