Mucho Lucus Augusti, pero muy disperso

Los restos romanos se pueden ver, si los horarios lo permiten, en museos, salas y edificios


lugo / la voz

Explicaba el profesor Colmenero en un debate de La Voz (11-2-2017) sobre el museo de la romanización que Lugo, en sí mismo, ya es un museo romano a la vista. Y no le falta razón ante la gran cantidad de restos puestos en valor en los últimos 30 años; pero a la vez surgen problemas para poderlos ver siempre que uno desee, bien por horarios deficientes, bien porque están mal señalizados, bien por situarse en espacios privados. Chequeamos la ruta romana de la trama urbanas de Lucus Augusti.

 MURALLA

Algo más que piedras. El principal recurso turístico de la ciudad es más que un muro de piedras con origen en los siglos III-IV. La Mosquera, las sucesivas escaleras de los cubos o las peculiaridades de Porta Nova y Porta Miñá son un ejemplo de historia. En esta última se hizo una reforma que puso en valor el cuerpo de guardia,(descubierto en el 2001, y se pueden ver los restos de una de las torres. Un dibujo en el pavimento junto a la fuente explica todo el conjunto, pero se echa de menos una información más completa de cómo funcionaba la puerta. En Porta Nova, se halla una de las ventanas arqueológicas de la ciudad, que muestran (o hay que intuirlo, debido a la condensación) los cimientos de la puerta romana y restos de la Vía XX hacia Brigantium.

SALAS ROMANAS

Cinco joyas sin valorar. El Concello dispone de cinco salas que explican diferentes aspectos del pasado romano: Porta Miñá (un minimuseo de la romanización), San Roque (sobre los ritos funerarios), Casa dos Mosaicos (ejemplo de domus señorial), Centro de Interpretación da Muralla (origen y evolución del monumento) y Domus do Mitreo (casa romana con culto a este dios). Las cinco salas disponen de vídeos explicativos actualizados, paneles con fotos que muestran el lugar del hallazgo de las piezas y objetos sobre la vida diaria de los habitantes de Lucus Augusti. Se trata de salas bien atendidas por el personal y con recursos para todo tipo de públicos. Las piezas son propiedad de la Xunta, del Concello, del Museo Provincial y de empresas. Su grave carencia, salvo del de la Muralla, es que solo abren de jueves a domingo.

 MIHL

Magnífico edificio, escasa exposición. Este museo, cuya arquitectura ha sido reconocida, es un contenedor donde caben desde exposiciones temporales de todo tipo hasta un recorrido por diferentes etapas de la historia de la ciudad. Sobre Lucus Augusti destacan dos aspectos: por un lado, una mediateca donde a través de pantallas se ponen en valor los últimos descubrimientos sobre la muralla y la urbe; por otro, se pueden ver ocho piezas, cedidas por la Xunta, destacando el monolito fundacional de Lucus Augusti, que se halla esquinado junto a una pantalla donde se explica la conquista de la ciudad.

 VENTANAS ARQUEOLÓGICAS

Buenas intenciones, malos resultados. Como ya dijimos sobre Porta Miñá, la condensación impide que los visitantes puedan ver la piscina romana de Santa María, los restos del acueducto de San Marcos, los mosaicos de Doutor Castro o los muros de un edificio debajo de Santo Domingo. En este último caso, llama la atención que las dos ventanas instaladas en la plaza carecen de una mínima explicación sobre lo que hay debajo. Además, estos restos solo se pueden ver en días laborables, ya que si cierra la Praza de Abastos, también lo hace el acceso desde el aparcamiento subterráneo. Eso sí, las ventanas arqueológicas de San Marcos, Nova y Santa María disponen de unos paneles informativos, con acceso a vídeo a través de código QR, que permiten adivinar lo que las gotas de agua no dejan ver.

RESTOS ROMANOS EN EL ÁMBITO PÚBLICO

Aportan valor a los edificios. Salpicados en distintos espacios y centros públicos de la ciudad también hay sorpresas romanas puestas en valor en los últimos años. Por ejemplo en O Vello Cárcere, por una de las entradas, se conserva una estructura funeraria del siglo I o II de forma cuadrangular y con unos escalones de acceso. Dispone de un panel explicativo, pero el código QR no funciona, y está bien iluminado el yacimiento. Otro nuevo edificio, el de Centro de Novas Tecnoloxías, alberga en su interior restos y muros de la basílica del foro. Abre en el horario laboral, incluido los sábados por la tarde. En el Centro de Interpretación do Camiño de Santiago en Lugo, que depende de la Xunta, se exponen tres piezas municipales halladas en una casa. Al lado, en la Oficina de Turismo da Xunta, también se pueden ver restos de una domus. Este yacimiento no tiene ningún tipo de explicación, solo que es una vivienda romana. Esta oficina cierra los sábados por la tarde y los domingos.

 RESTOS ROMANOS EN EL ÁMBITO PRIVADO

Se pueden ver sorpresas, si hay suerte. Muchos lucenses, y ya no digamos los turistas, desconocen que en algunos lugares de la ciudad se hallan restos romanos conservados in situ pero de difícil acceso al estar ubicados en espacios de ámbito privado. Una de las últimas ventanas arqueológicas que se instalaron en la ciudad fue en la parte trasera del Círculo de las Artes, donde se pueden ver los restos de un templo romano de planta rectangular del siglo IV. Aunque se estableció un horario para verlo, accediendo por Bispo Aguirre, no siempre está abierto, como sucedió la semana pasada. Los muy interesados pueden subirse al adarve de la Muralla y verlo desde arriba. En la Rúa Nova número 12 se hallaron los restos de hornos cerámicos, que prueban que en esta zona de Lucus Augusti había complejos artesanales. Estos hornos se reubicaron en un solar próximo, dentro de un patio entre casas, al cual se accede a través del primer sótano de la casa situada en Rúa Nova 80, por lo que su visita solo se puede realizar previa demanda. Pocos lucenses recuerdan que en una planta más baja del centro comercial Pazo de la Maza hay restos de un trecho de cuatro metros de anchura de una calzada romana del siglo I d.C. Este yacimiento no está indicado ni en el exterior ni en el vestíbulo del recinto, donde sí hay placas de homenaje de todo tipo. Para poder ver la calzada, lo más seguro es pregunte a algún trabajador del centro. Una vez que se encuentra, sorprende su decoración, de gusto un poco dudoso.

 En el Colexio Oficial de Arquitectos de Galicia, se puede, ver desde un lateral del edificio, un patio con los muros de una casa de los siglos III-IV, con un horno doméstico circular. La semana pasada se encontraban los restos con hierba y musgo. Se pueden observar dentro del colegio, en el salón de actos. Falta un panel que explique el hallazgo. En la Rúa do Miño 12, junto al edificio de Proxecto Home, se conservan restos de una casa romana residencial de época bajoimperial. Para poder verlos hay que acceder por el portal del edificio, que, como es lógico, está cerrado, y habría que esperar a que un residente abriese la puerta para entrar. Tampoco hay una placa en el exterior que indique el yacimiento.

DOS MUSEOS

Provincial y Diocesano. Los únicos dos museos oficiales que dispone Lugo tienen entre sus colecciones algunas piezas romanas. El que depende de la Diputación recoge epigrafía (en aras, placas e miliarios), pero las piezas se encuentran fuera de contexto y sin explicación. También se pueden ver los mosaicos de Armañá y Batitales y diversas muestras de escultura de los siglos I al IV d.C., entre las que sobresale la estela de Crecente. En la primera planta también hay piezas romanas, entre otros materiales arqueológicos. Por su parte, en el Diocesano alberga algunas piezas romanas y del primer cristianismo.

 AS TERMAS Y SU MUSEÍLLO

Un valor por explotar. Las termas romanas, dentro del Balneario, cuentan desde hace unos años con una sala donde exponen aras del siglo I d.C. y se exhibe un vídeo explicativo sobre los hallazgos más recientes. También hay zonas del yacimiento menos conocidas. En el exterior, sí se encuentran las estructuras de lo que fue el gimnasio romano, que aunque ya no entra el agua de las crecidas el Miño como antes, gracias a la labor de la dirección del centro, sí están algo descuidadas y falta información. El horario de las termas es de 9.00 a 21.00 horas, y los domingos, hasta las 13.00 horas. Para grupos de más de diez personas, es necesario hacer una reserva y hay varios horarios. Del 10 de diciembre al 1 de marzo se cierra el balneario, abriendo solo los miércoles por la mañana.

 PUENTE ROMANO

Ni un triste panel. A 500 metros del balneario se halla el reforma do puente romano. Lo que llama la atención es la ausencia total de una panel informativo que explique cuándo y por qué se construyó este paso de la Vía XIX. Eso sí, aunque oculto, hay una placa que recuerda la inauguración de la rehabilitación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Mucho Lucus Augusti, pero muy disperso