Los ediles tienen que garantizar confidencialidad para poder revisar el libro de decretos

«É grave non gardar debido sixilo de asuntos que se coñezan», dice un informe municipal


Los ediles de la oposición lucense interesados en revisar el libro electrónico de decretos del gobierno local tendrán que firmar un compromiso de confidencialidad. Esta es una decisión adoptada por la alcaldesa y recogida en uno de los últimos decretos del pasado año.

Los concejales tienen autorización para acceder «ao só efecto de consulta, a título individual» y para ello el departamento de informática del Concello de Lugo les facilitará un usuario y una clave que les posibilitará entrar en la documentación. Hasta ahora cada grupo disponía de una clave y hace unos meses se produjo una polémica por considerar desde algunas formaciones que supuestamente se estaría controlando los movimientos a través de los ordenadores.

En el decreto firmado por la alcaldesa se hace referencia, entre otras muchas cuestiones, a que se considera una «infracción moi grave» para los concejales «a publicación ou utilización indebida da documentación ou información a que teñan ou tiveran acceso por razón do seu cargo ou función». Se añade además que «é grave non gardar o debido sixilo respecto dos asuntos que se coñezan por razón do cargo, cando causen prexuízo a Administración ou se utilice en proveito propio».

Dice también el documento, que recoge un informe que hizo la vicesecretaria de la institución municipal, que «é necesario atallar a publicación de información con carácter previo á notificación aos interesados, especialmente en materia tributaria, fiscal, de responsabilidade patrimonial e sancionadora. Os concelleiros deben extremar especial coidado nestas materias para evitar que o interesado se sinta agraviado nos seus dereitos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Los ediles tienen que garantizar confidencialidad para poder revisar el libro de decretos