El Concello concede la licencia para instalar el ascensor de la Muralla

El conselleiro de Cultura dice que solo faltaba el permiso local para adjudicar la obra


lugo / la voz

El conselleiro de Cultura, Educación e Ordenación Universitaria, Román Rodríguez, visitó ayer oficialmente por primera la capital lucense, y lo hizo, entre otras cosas, para comprobar el estado de la Muralla y confirmar la próxima ejecución de obras en el monumento. Aunque fue parco en palabras, también habló de otras obras que su departamento tiene pendientes en Lugo, entre ellas las del antiguo cuartel de San Fernando y las de la esperada instalación del ascensor de la Muralla.

Al pie de la Muralla, en la plaza de Pío XII, esperaron al conselleiro el alcalde, José López Orozco, y la concejala de Cultura. Orozco apenas tuvo tiempo de cruzar algunas palabras con Rodríguez, porque tenía que regresar al consistorio para recibir al delegado del Gobierno. El conselleiro se interesó por la licencia de obra para la instalación, en la parte posterior de la Diputación, del ascensor que permitirá acceder con comodidad al adarve de la Muralla a las personas con movilidad reducida. Poco después, en la casa consistorial, la concejala de Cultura, Carmen Basadre, señaló que el citado permiso figura en el orden del día de la reunión que celebrará esta mañana la junta local de gobierno. Explicó que la concesión del permiso se retrasó porque fue necesario desviar la red de saneamiento, que se veía afectada por el foso del ascensor.

El conselleiro aseguró que, en cuanto esté concedida la licencia, la Xunta procederá a adjudicar las obra. «É unha obra moi importante para favorecer a accesibilidade». Eliminar barreras «é de xustiza social».

San Fernando, a la espera

El conselleiro también se refirió a la conversión del cuartel de San Fernando en el Centro da Romanización. A este respecto, destacó que este proyecto no está aparcado, sino que deberá esperar un momento presupuestario más favorable, porque «hai prioridades». Este el planteamiento que viene defendiendo la Xunta desde que decidió congelar dicho proyecto.

Es de destacar que la Xunta adquirió el compromiso de compartir gastos con el Ayuntamiento para llevar a cabo los trabajos de consolidación necesarios, según el estudio realizado en su momento por la empresa municipal del suelo, Evislusa. El aspecto exterior del edificio es cada día peor y tiene un impacto negativo en su entorno. Hay que recordar que no fue posible convertir el antiguo cuartel en el auditorio de Lugo porque, según Icomos, tendría un impacto negativo sobre el monumento romano.

Vallas

En la fachada del edificio, declarado BIC, hay vallas en la acera desde hace meses, ante la posibilidad de que caigan piedras del tejado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El Concello concede la licencia para instalar el ascensor de la Muralla