Tradiciones de ayer y de hoy bajo el sol de julio


1La undécima edición de la feria tradicional Outrora -en Rubián, en el municipio de Bóveda- fue sin duda una de las más concurridas que se han visto hasta ahora. Tal vez influyó el hecho de que la feria, que se celebra siempre el 14 de julio, coincidiese este año en domingo. En torno a la capilla del Ecce Homo y al recinto del mercado ganadero se instalaron numerosos puestos en los que se pusieron a la venta todo tipo de objetos y productos artesanales. Los visitantes tuvieron también ocasión de asistir a exhibiciones de diversos oficios tradicionales y actuaciones de música y danza, además de disfrutar de una degustación gratuita de sidra.

Subasta en Castroverde

2Mientras tanto, en el recinto ferial de Castroverde se llevó a cabo la sexta subasta de ganado de raza rubia gallega que organiza en este municipio la asociación Acruga. La convocatoria atrajo no solo a ganaderos interesados en comprar reses, sino también a otros visitantes que se conformaron con admirarlas. En la subasta se pusieron a la venta siete novillas preñadas del centro de recría Granja Gayoso Castro -con un precio de salida de 1.800 euros-, de las que se vendieron finalmente seis, adquiridas por ganaderos de Castroverde, Friol, Palas de Rei y Antas de Ulla. Castroverde es uno de los municipios con más ganado de raza rubia, con un total de 47 explotaciones adheridas y 1.738 reses marcadas.

Carrilanas en Abadín

3En Abadín, el gran acontecimiento del domingo fue la duodécima Baixada de Carilanas que organiza la asociación A Corda y que ya es una tradición de sólido arraigo. La participación fue de récord, duplicando la del año pasado. En total fueron 73 los vehículos de las más variadas formas que corrieron por las calles del pueblo en medio de un numeroso público. Como sucede algunas veces en este tipo de competiciones, no faltaron algunas caída en las curvas en la primera manga, pero sin mayores daños.

Fiesta en O Incio

4En el pueblo de San Xoán de Sirgueiros, en el municipio de O Incio, se celebró ayer un festejo con motivo de la festividad del Carmen, ya que no en vano la localidad cuenta con una de las pocas cofradías de esta advocación que hay actualmente en la zona. El festejo sirvió también para celebrar la reciente restauración de la iglesia de la parroquia, del siglo XVII, que fue sometida a un arreglo integral gracias a la colaboración entre el obispado lucense, la Diputación y los vecinos. Y también se celebraron las obras de mejora realizadas hace algún tiempo en un camino que une el pueblo con la capitalidad del municipio. El festejo incluyó una comida al aire libre en la que participaron prácticamente todos los vecinos de la localidad y que fue pagada -a modo de regalo para el pueblo-por los dos únicos miembros de la comunidad de montes que aprovechan hoy en día los terrenos comunales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Tradiciones de ayer y de hoy bajo el sol de julio