«Muchas empresas de Galicia nos piden apoyo contra la SGAE»

El Tribunal de Estrasburgo falló a su favor por el cobro abusivo del canon digital


lugo / la voz

La lucha de la pequeña tienda de informática de Ana María Méndez Linares contra la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) fue la de David contra Goliat. Esta empresaria nacida en Barcelona, y que es hija de una emigrante de A Fonsagrada, dejó fuera de combate en el Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea, en Estrasburgo, a la entidad que presidía el otrora todopoderoso Teddy Bautista, y que le reclamaba más de 40.000 euros del denominado «canon digital» por vender soportes de copia como cedés y deuvedés vírgenes. Pero la guerra no ha terminado, y la batalla sigue a través de dos asociaciones con las que asesora a otros negocios que viven situaciones parecidas.

-El proceso judicial duró más de siete años... ¿Podría explicarlo a grandes rasgos?

-La SGAE nos envió una carta solicitándonos husmear en nuestras cuentas para auditar las que llaman «operaciones sometidas a remuneración» de la tienda, de la que entonces era administradora mi madre. Era el 2003 y en la ley todavía no había nada sobre el canon digital, pero como amenazaban con denunciar y como están legitimados por el Ministerio de Cultura para comprobar la compensación por copia privada les dejé documentación de buena fe. A los 15 días nos reclamaron más de 40.000 euros amenazando con emprender acciones legales si no pagábamos. Como no lo hicimos, nos denunciaron.

-¿Cuál fue el punto flaco de la denuncia que presentó la SGAE contra su negocio?

-Yo quería que me explicasen de dónde salía la cantidad de dinero que nos pedían y no lo hacían. Al final estábamos tan agobiados que una recaudadora de la SGAE me dijo que nos quitaba 20.000 euros de la multa. Fue ahí cuando dijimos: «Si hemos hecho algo mal, lo debemos. Lo que no puede ser es que hoy digan que debes una cosa y al día siguiente otra». Ellos eran dueños y señores de rebajarlo, y empezamos a plantarnos. Recogimos facturas de clientes nuestros, tipo parque de atracciones, una constructora o una empresa de transportes que nos firmaron cartas explicando que habían comprado tal soporte para, por ejemplo, grabar copias de seguridad. Nada que se compra a nombre de una empresa puede pagar canon.

-Sin embargo, en primera instancia perdieron...

-Presentamos un recurso de constitucionalidad argumentando que si había que cobrar canon a la copia particular no entendíamos que se cobrara en todos los usos. Es abusivo e indiscriminado. El juez de lo mercantil nos condenó sin haberse leído nuestra defensa por considerar que eran «150 folios de farragosa lectura», y esa chulería nos abrió la puerta de la Audiencia Provincial, que decidió ponernos un puente directo al Tribunal de Estrasburgo, que sí aceptó el recurso en su totalidad. En eso se ha basado la anulación del canon digital, que en España no se aplicaba en razón a la directiva de la UE.

-Ahora echa una mano a otros afectados...

-Tenemos dos páginas en Internet, www.apemit.org y www.asociacionvache.com, que ofrecen asesoramiento gratuito sobre conflictos con entidades de gestión. Muchas empresas de Galicia, como gimnasios, escuelas de baile o tiendas de ropa nos piden apoyo contra la SGAE porque les quiere cobrar por la música de fondo. Las entidades piden cosas tremendas, pero hay muchas opciones.

ana maría méndez empresaria de barcelona natural de a fonsagrada

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

«Muchas empresas de Galicia nos piden apoyo contra la SGAE»