El cielo deja paso al circo sobre alas


Ayer siguieron las acrobacias, peripecias y todo tipo de espectáculos con los que los lucenses pueden disfrutar hasta la tarde de hoy, del gran circo aéreo que se celebra estos días. El V Critérium Aeronáutico de Lugo mostró durante todo el sábado, en el aeródromo de Rozas, las habilidades de los pilotos que día a día recorren los cielos de la ciudad. Guardia Civil, equipo contra incendios, un avión militar e, incluso, ultraligeros, hicieron las delicias de todos los lucenses que allí se congregaron.

El bautismo aéreo fue una de las actividades que congregó a más espectadores. Todos querían meterse en la pequeña zona de carga con la que cuenta el CN295 (T-21) de las fuerzas armadas españolas, para observar su ciudad, su barrio, su casa, como si se hubiesen convertido en un pájaro. Este gran elefante gris, que llevó a 35 personas en cada vuelo, llegó a la pista de embarque de rozas sobre las once y cuarto de la mañana. Su rugido llamó la atención de los espectadores. Era grande, muy grande, cada hélice era casi tan larga como las personas que allí se congregaban. Los aplausos del público le dieron la bienvenida.

El helicóptero de la Guardia Civil llegó a las instalaciones de Rozas poco después de que despegase el primer vuelo de bautismo aéreo. Su capacidad para hacer aterrizajes de emergencia en zonas de difícil acceso sorprendió a los espectadores al verle hacerse hueco entre los aviones que se encontraban en la pista. Su multiplicidad de equipos técnicos fue uno de los puntos que más atrajo la curiosidad del público.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

El cielo deja paso al circo sobre alas