La asociación del Parque cree que el edificio del Garañón afecta a zona verde


lugo/la voz.

La Asociación en Defensa do Parque Rosalía de Castro estudia con sus asesores legales un perfil de la polémica urbanización de la unidad de actuación CS-5 (finca O Garañón) que cree que puede tener una incidencia decisiva en la evolución de este asunto. Entiende este colectivo que el único edificio levantado hasta el momento (aún está sin acabar) podría estar parcialmente sobre una franja de terreno de dominio público calificada como zona verde en el PGOU.

La Asociación en Defensa do Parque Rosalía lleva a cabo la más tenaz oposición mantenida por un colectivo lucense contra un proyecto urbanístico en Lugo. El buceo en archivos y las investigaciones efectuadas por esta asociación le han proporcionado un notable volumen de documentación. Fruto de estas investigaciones, en la citada entidad están convencidos de que el único edificio levantado hasta ahora está en parte sobre zona verde pública.

Explican que frente al edificio de Telefónica hay una tira de terreno que forma parte de una finca adquirida por el Ayuntamiento en agosto de 1927 para la ampliación del parque de Rosalía. La calificación en el PGOU vigente -señalan- es la ya indicada: terreno de dominio público, zona verde. Para el desarrollo de la urbanización fue aprobado en su momento el plan de reforma interior y, como fruto del proyecto de equidistribución, al Concello le correspondió una superficie en la pendiente hacia la segunda ronda. La asociación entiende que el plan de reforma interior no es instrumento urbanístico suficiente para modificar la calificación del terreno en cuestión (zona verde), y que el cambio tendría que ser fruto de una modificación puntual del Plan General de Ordenación Municipal. Como mínimo, en opinión de representantes de la asociación, resulta inmoral que una parte de un terreno adquirido mediante pago por el Ayuntamiento para ampliar el parque de Rosalía acabe ocupado por un edificio.

La finca adquirida en 1927 tenía una superficie de 9.000 metros cuadrados y por ella pagó el Ayuntamiento ocho mil pesetas. En una parte de este terreno estuvo en su día el parque infantil de tráfico de Lugo, actualmente ubicado en la antigua Frigsa, según indican fuentes del citado colectivo vecinal.

Por otro lado, las mismas fuentes aseguran que la asociación denunció ante la Policía Local y la Consellería de Cultura la ejecución de nuevas obras en la citada unidad de actuación. Parecen referirse a trabajos de excavación y de encofrado. Según parece, la Policía Local levantó atestado.

El citado colectivo, como ya se indicó mantiene su oposición a dicha urbanización por distintas vías, entre ellas la judicial.

Por otra parte, la junta local de gobierno, en su reunión de ayer, dio cuenta de la sentencia del Juzgado de lo Contencioso que desestima el recurso interpuesto contra el acuerdo por el que denegó la licencia solicitada para construir una vivienda unifamiliar en Corvelle.

El mismo órgano municipal concedió la licencia para edificar un edificio, con cuatro sótanos, bajo, entresuelo y seis plantas en las fincas 20-22 de la calle Montero Ríos.

Votación
2 votos

La asociación del Parque cree que el edificio del Garañón afecta a zona verde