Así se pierde una cosecha de maíz justo después de sembrarla

Los jabalíes destrozan una cultivo de forraje en Taboada al poco de que sus propietarios colocasen las semillas


chantada

Es tiempo de sembrar maíz y los jabalíes ya lo están celebrando. En Taboada, los dueños de una sociedad agraria están sufriendo incursiones de jabalíes en las fincas que acaban de sembrar. Se nota en los surcos que dejan los animales en busca de las semillas que les sirven de alimento. Los afectados son los ganaderos de la sociedad agraria de transformación (SAT) Seixas, que sufren desde su fundación importantes pérdidas económicas por la sobreabundancia de jabalíes en esta zona.

Estos ganaderos asociados llevan sembradas este año aproximadamente veinte hectáreas de terreno con maíz. De acuerdo con sus cálculos, el jabalí les ha echado a perder ya aproximadamente una hectárea, mucho antes de que las plantas hayan siquiera asomado al exterior. Los destrozos se produjeron en diferentes terrenos y son apreciables a simple vista a pesar de que no hay plantas arrancadas o mordisqueadas. Por donde pasan, Los jabalíes dejan surcos rectos porque van escarbando con el hocico de forma sistemática por la línea de siembra.

Esta SAT tiene quince años de existencia. Fue fundada en el 2004 y en el 2008 sus socios decidieron sembrar maíz forrajero. Aquel año fue un desastre, porque perdieron el 70% de lo que tenían sembrado. Tuvieron que invertir en vallados y pastores eléctricos, lo que redujo el volumen del problema, pero no acabó con él. Según sus cálculos, desde el 2008 las incursiones de estos animales en sus prados les han costado 240.000 años en daños directos.

Es la cantidad que sale de multiplicar los 1.200 euros que cuesta de media plantar una hectárea de maíz por las aproximadamente veinte hectáreas que más o menos pierden cada año. A esa cantidad habría que sumarle el coste de los vallados y el resto de medidas disuasorias de protección de sus cultivos, lo que hará subir la cuenta total hasta los 400.000 euros en los últimos diez años. En lo que de campaña de siembra, la factura ha subido ya en 1.200 euros más, los de la hectárea de prado sembrado que les ha aparecido ya con los surcos de los jabalíes.

Este tipo de destrozos provocados por jabalíes van en aumento desde hace años. Algunas organizaciones ganaderas calculan que en el conjunto de la provincia de Lugo, en el año 2018 se produjeron incursiones en más de mil fincas, que les supusieron a sus propietarios un coste de cinco millones de euros. La comarca de Chantada es una de las más afectadas. Y en concreto la zona del municipio de Taboada en la que se encuentra la SAT Seixas es especialmente vulnerable, porque sus terrenos no están rodeados de otros prados, sino de monte, el hábitat preferente de los jabalíes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Así se pierde una cosecha de maíz justo después de sembrarla