Una biblioteca de 30.000 libros que cobra un nuevo impulso en Sober

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

SOBER

Un aspecto de la biblioteca de la Fundación Belarmino Fernández Iglesias, instalada en una capilla del pazo de Ribas, en Rosende
Un aspecto de la biblioteca de la Fundación Belarmino Fernández Iglesias, instalada en una capilla del pazo de Ribas, en Rosende

La Fundación Belarmino Fernández potenciará su papel de centro cultural

20 may 2021 . Actualizado a las 18:17 h.

Aunque es conocida sobre todo por regentar la escuela de hostelería de Rosende -en Sober-, la Fundación Belarmino Fernández Iglesias cuenta desde sus inicios con una importante biblioteca formada actualmente por cerca de 30.000 libros. Este fondo se acaba de incrementar con una donación de más de mil volúmenes hecha por el propio presidente de la entidad, el economista y catedrático de la USC Luis Caramés Viéitez. La fundación planea ahora modernizar la biblioteca y potenciar su papel como un centro bibliográfico y de estudios que pueda ser aprovechado por investigadores y estudiantes de diversas disciplinas.

El proceso de modernización de la biblioteca, según indican desde la entidad, incluirá la catalogación informatizada y la posterior digitalización de sus fondos. Caramés apunta por otro lado, las actividades que pretende impulsar la fundación estarán relacionadas en gran parte con Latinoamérica y con el mundo de lengua portuguesa. «No hay que olvidar que el fundador, Belarmino Fernández Iglesias, desarrolló la mayor parte de su carrera en Brasil», señala. «Además de su labor en el mundo empresarial y de la hostelería, fue mecenas y directivo del colegio español Miguel de Cervantes y de la sociedad benéfica Rosalía de Castro en São Paulo», añade.

Con este objetivo, la entidad tiene previsto firmar en breve un convenio de colaboración con la fundación portuguesa Casa de Mateus para desarrollar conjuntamente iniciativas en los campos de la formación y la cultura. «Estamos estudiando algunas accesiones de intercambio de conocimientos que probablemente tendrán relación la actividad de la escuela de hostelería y con el mundo del vino», dice a este respecto el presidente. «Tenemos previsto colaborar también con otras instituciones culturales de Europa y América Latina», agrega.

La fundación, asimismo, proyecta acondicionar algunos espacios del pazo de Ribas -que alberga su sede, la escuela y el centro bibliográfico- para alojar a investigadores y estudiantes interesados en servirse de su biblioteca. «Pensamos también levantar algunas nuevas edificaciones con este objeto», añade Caramés.

«Es un centro bibliográfico importante, pero aún poco conocido»

Luis Caramés ocupa desde hace unos tres meses la presidencia de la Fundación Belarmino Fernández Iglesias.

-¿De qué tipo son los libros que donó a la biblioteca?

-Son fundamentalmente obras de economía, sociología, política... Y también hay obras de literatura. Una parte de estos libros son sobre América Latina, una temática que ocupa un espacio importante en el conjunto de la biblioteca.

-¿Cómo se reunieron los demás fondos?

-Una buena parte fueron aportaciones del fundador y también hubo donaciones de la Xunta, de otras instituciones... Es un centro bibliográfico importante, pero aún poco conocido, y queremos que tenga una mayor utilidad social. La fundación tiene entre sus principales objetivos el de contribuir al desarrollo económico, social y cultural del territorio en que se encuentra, y puede hacer muchas cosas en ese sentido, además de la formación que ofrece la escuela de hostelería.