Controlado el incendio de Ribas de Sil, donde ardieron más de 1.700 hectáreas

Francisco Albo
Francisco Albo MONFORTE / LA VOZ

RIBAS DE SIL

Un cartel de la Red Natura 2000 en el alto de Aldriz, en el municipio de Quiroga.
Un cartel de la Red Natura 2000 en el alto de Aldriz, en el municipio de Quiroga. ALBERTO LÓPEZ

El fuego causó la caída de la cobertura de telefonía móvil hasta el lunes, lo que complicó las operaciones de los equipos que luchaban contra las llamas

09 sep 2021 . Actualizado a las 19:14 h.

La Consellería de Medio Rural dio por controlado a última hora de ayer el incendio forestal que se originó el pasado lunes en el municipio lucense de Ribas de Sil -en la parroquia homónima- que según las últimas estimaciones quemó una superficie de 1.580 hectáreas. Al mismo tiempo quedó controlado otro incendio de menores dimensiones que se declaró el domingo por la tarde en el mismo municipio -en la parroquia de Nogueira- y que afectó a unas 140 hectáreas. En la lucha contra el primero de estos incendios han trabajado hasta ahora 112 brigadas forestales, 46 agentes, quince técnicos, 51 motobombas, catorce helicópteros, ocho aviones y cinco palas excavadores. En el segundo actuaron 44 brigadas, veinte agentes, seis técnicos, veintinueve motobombas, siete aviones, seis helicópteros y cinco palas excavadoras.

Hasta ayer, la consellería mantenía estos siniestros en la categoría de estabilizados. Las lluvias caídas entre el martes y miércoles contribuyeron decisivamente al control de los incendios, que han afectado también a los municipios de Quiroga y A Pobra do Brollón. Desde el primero de estos ayuntamientos decía ayer que la situación de peligro ya ha había quedado atrás. «Hoxe pola mañá seguiron descargando auga os helicópteros, pero xa non se ven os lumes e as columnas de fume que se vían durante os últimos días», explicaba ayer el teniente de alcalde Roberto Castro. «O traballo que fixeron os diferentes equipos de extinción foi moi importante, pero o máis probable é que sen a chuvia o incendio seguiría activo durante a xornada de hoxe», añadió.

Los municipios de Ribas de Sil y de Quiroga padecieron, además, graves problemas de comunicación desde la tarde del lunes, ya que el incendio los dejó sin la cobertura telefónica de la compañía Movistar. La conexión no se restableció hasta primera hora de la tarde de ayer. «Outras compañías, como Vodafone, seguen funcionando con normalidade, pero Movistar é a máis utilizada na zona e non temos cobertura de teléfono móbil nin de fixo porque o lume inutilizou as antenas que hai neste municipio e que prestan servizo a todo o val de Quiroga», explicaba ayer por la mañana Roberto Castro. El problema quedó resuelto con la instalación de un tendido provisional de fibra óptica de unos ocho kilómetros de longitud.