monforte / la voz

El Ayuntamiento de Quiroga sostiene el único refugio de animales de carácter exclusivamente municipal que hay en toda la provincia de Lugo. En esta localidad esta además en marcha una campaña de voluntariado para ayudar a atender a los perros custodiados en estas instalaciones.

Además de ser la único municipal de la provincia de Lugo, la de Quiroga es también la única perrera existente en la mitad sur de la provincia. Su capacidad es limitada, porque fue ideada como un servicio simplemente local, pero la escasez de instalaciones de este tipo hace que los ayuntamientos cercanos a Quiroga también recurran a ella de forma cuando les hace falta. Y algunos que no son tan cercanos, también.

En el sur de Lugo, solo los ayuntamientos de Monforte y Sober tienen convenios estables con una entidad que se encarga de recoger los perros que aparecen sueltos y sin dueño aparente. Los dos operan con un refugio que tiene su sede en el municipio ourensano de Xinzo. La mayoría de los demás, o echan mano de la protectora de animales de Lugo o del refugio de Quiroga. De hecho, Ribas de Sil y Bóveda trabajan sistemáticamente con el refugio de Quiroga.

En el Ayuntamiento de Quiroga apuntan que se trata de un refugio de dimensiones modestas pero que cumple con todas las exigencias que marca la ley. Para mejorar el servicio que prestan en este albergue para animales perdidos o abandonados, los responsables municipales han decidido recurrir a la colaboración vecinal. «Temos -explica el alcalde quirogués, Julio Álvarez- unha campaña de búsqueda de voluntarios para axudar no mantemento do refuxio».

Los voluntarios se comprometen a ayudar a sacar a pasear a los perros que se encuentran en estas instalaciones. Están cubiertos por un seguro y se comprometen a mantener unos cuidados mínimos en el manejo de los animales. En estos momentos, hay seis personas inscritas como voluntarios de este refugio de animales.

El funcionamiento de este sistema de voluntariado está controlado mediante un reglamento que delimita al detalle lo que los participantes se comprometen a hacer y cómo deben comportarse con los animales. Entre otras cosas, los paseos de los perros tienen que durar aproximadamente media hora, y los animales tienen que salir con collar y controlados con una correa que no puede ser extensible ni medir menos de un metro y medio de longitud. Los perros de razas consideradas potencialmente peligrosos o los que sean agresivos no pueden salir del recinto del refugio sin un bozal y solo pueden sacarlos los voluntarios autorizados específicamente por el coordinador del servicio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vecinos voluntarios para sacar a pasear a los perros en Quiroga