La enigmática casa del capitán Núñez

La centenaria edificación está considerada una rareza por su extraño diseño y los materiales empleados

La casa fue construida en 1929 y se encuentra situada entre la calle Ourense y Cobas
La casa fue construida en 1929 y se encuentra situada entre la calle Ourense y Cobas

MONFORTE

Mi madre, que nace y crece en el barrio de Tecelanes, relata siempre que tiene oportunidad, con esa expresividad de aquello que mejor se recuerda de los primeros años, una de las imágenes que le quedaron grabadas de su infancia. Con solo ocho años, asomada a una ventana que daba a la calle, vio en el interior de una casa el cuerpo de un hombre fallecido, vestido con uniforme militar y sus mejores galas. Amortajado con su sable y las condecoraciones que había obtenido en su carrera militar, el cuerpo del capitán Núñez se velaba en la planta baja de la vivienda conocida por su nombre, que está situada en el entronque de las calles Ourense y Cobas.

Esta edificación singular era un atractivo para los niños de aquella época, en la que la inocencia se mantenía durante más tiempo. Aquel era un lugar diferente al que solían ir a curiosear desde los barrios más próximos. Monforte de Lemos no es una población que cuente entre sus inmuebles con construcciones del estilo de la casa del capitán Núñez. Sus leones tallados, su fuente y circuito de riego, sus jardines, o las torres que imitan -escudo incluido- a las fortificaciones que forman nuestro complejo medieval, convertían ese lugar en un paraje provisto de la magia propia de un cuento de hadas.

El día que falleció su dueño, el capitán de infantería Luciano Núñez Martínez, fue diferente a los demás. Por la casa desfilaban personas extrañas y el ambiente que se palpaba era de tristeza y pena. A mi madre, asomarse a aquella ventana le valió una de las mayores regañinas que recuerda de su madre, la querida y añorada abuela María. El tiempo parecía haberse detenido aquel día y aunque su casa estaba en la vecina calle Tecelanes, había perdido completamente la noción del tiempo.

Pasaron muchos años, desde la primera vez que oí contar esta historia a mi madre. Recuerdo esa primera vez, y cómo me llamó la atención, siendo yo de la misma edad que ella tenía al vivir lo narrado. Cada vez que pasaba delante de la casa del capitán Núñez, y es algo que me sucede todavía hoy, recordaba la historia transmitida por mi madre. Al realizar el estudio de investigación sobre las calles y plazas de Monforte y los oficios en ellas existentes, y al tocarle el turno a la antigua carretera de Ourense, tuve especial curiosidad por saber la historia de esta casa y de su morador.

La casa del capitán Núñez era propiedad de Luciano Núñez Martínez, capitán de Infantería, fallecido en 1943. En 1909 era sargento de infantería con destino en A Coruña. Dos años después ascendido a oficial, siendo sargento del Regimiento Isabel la Católica destacado en A Coruña. Como oficial con guarnición en Galicia, y en recompensa a su tratado El sargento en su triple función de auxiliar, instructor y educador, consigue un segundo premio en el certamen de clases de tropa.

Autor de libros militares

En 1912 obtiene la Cruz de Plata del Mérito Militar y en abril de ese mismo año se casa con Dolores Martínez Martínez. En abril de 1913 ingresó en la clase especial de sargentos, escribiendo otra obra de temática militar que llevaba por título El soldado y las clases de tropas en el combate, marchas y estacionamientos. Al año siguiente es nombrado juez instructor como segundo teniente del Regimiento de Infantería de Zamora, con guarnición en Ferrol.

Luciano Núñez Martínez es, en abril de 1915, segundo teniente de infantería de la escala de reserva destinado a las compañías del regimiento de Zamora destacadas en Lugo. Ese mismo año es destinado a Ceuta, al cuadro de eventualidades. En junio de 1916, estando ya en el Regimiento de Córdoba, es destinado a Monforte de Lemos. En octubre de ese mismo año, ya en esta localidad, pasa a primer teniente de infantería. Tras pasar por nuevos destinos, en Mondoñedo y Ourense, vuelve a la reserva de Monforte, en la que más tarde es encargado de las conducciones de reclutas a Santiago.

En el año 1929 asciende a capitán de infantería en la reserva de Monforte. Entonces construye la casa de la calle Ourense. También establece, durante algunos años de la década de los años veinte una escuela militar particular, autorizada oficialmente, en el número 15 del Campo de San Antonio.

El diseño corrió a cargo del abogado monfortino Carlos Mariño

La enigmática casa del capitán Núñez fue concebida por el abogado monfortino Carlos Mariño, muy activo durante las primeras décadas del siglo pasado en la vida política y cultural de la localidad. El capitán Núñez y el abogado Mariño eran buenos amigos, y este último recibió el encargo de diseñar la edificación que aún se levanta en la calle Ourense. Las crónicas de la época señalan que, para realizar ese cometido, no precisaba «asesoramiento de arquitectos».

Mariño solía desplazarse a Ourense para buscar los materiales que luego destinaba a las maquetas que sirvieron de referencia para esa construcción. El interior del inmueble se amoldó a la singularidad y originalidad del exterior.

Llama la atención

Comenta la abogada Ana Mosquera que el arquitecto Salvador Fraga, ex decano del Colegio de Arquitectos afirma que es una casa es una rareza en Galicia, entre otras cosas por los materiales empleados. Esas tallas son frecuentes en granito, y como en el valle de Lemos, no abunda, usaron cemento y ladrillos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

La enigmática casa del capitán Núñez