A Pobra do Brollón ultima la compra del edificio del futuro albergue de peregrinos del Camino de Invierno

Francisco Albo
francisco albo MONFORTE / LA VOZ

A POBRA DO BROLLÓN

El edificio que será transformado en albergue del Camino de Invierno —a la derecha— está situado en la Praza da Condesa
El edificio que será transformado en albergue del Camino de Invierno —a la derecha— está situado en la Praza da Condesa GOOGLE MAPS

El establecimiento tendrá capacidad para cuarenta personas y el gobierno local esperar poder abrirlo el año próximo

21 oct 2020 . Actualizado a las 12:55 h.

El gobierno local de A Pobra do Brollón someterá este viernes a la aprobación del pleno la propuesta de compra de un edificio que será convertido en un albergue de peregrinos del Camino de Invierno. En la adquisición del inmueble, situado en la capital municipal, se invertirán 22.500 euros. Los fondos proceden de una subvención obtenida mediante un convenio que el Ayuntamiento firmó recientemente con la Xunta. Si la propuesta recibe la aprobación del pleno, los responsables municipales tienen previsto formalizar cuanto antes la adquisición del edificio. «Se é posible, pretendemos deixar pechada a compra para a semana que vén», dice el alcalde José Luis Maceda.

La aportación económica de la Xunta a esta iniciativa se eleva a 150.000 euros. Para acondicionar el edificio y habilitar el albergue, el Ayuntamiento espera contar también con el apoyo de la Diputación. El conjunto del proyecto -incluyendo la compra del edificio y las obras que se prevé llevar a cabo en él- está presupuestado en torno a 260.000 euros.

Cuarenta plazas

El edificio que será transformado en albergue de peregrinos está situado en la Praza da Condesa, en la parte antigua de la localidad. El gobierno municipal, según indica el alcalde, mantiene su intención de dotarlo de cuarenta camas, tal como había anunciado con anterioridad. En un principio, el Ayuntamiento barajó la posibilidad de instalar el albergue en el antiguo cuartel local de la Guardia Civil -que lleva ya mucho tiempo fuera de servicio y sin uso alguno-, pero después la descartó. Por un lado, porque todavía no se alcanzó un acuerdo satisfactorio con el Ministerio del Interior para comprar el edificio, y por otra parte, porque el gobierno local considera que este inmueble resulta demasiado grande para el actual flujo de peregrinos del Camino de Invierno.