Arreglar el asfalto de la carretera Lugo-Ourense cuesta 10,2 millones de euros

Carlos Cortés
CArlos Cortés MONFORTE / LA VOZ

LEMOS

Baches. La foto es de abril del 2018 y explica bien la envergadura que llegó a alcanzar el deterioro de la N-540. Un guardia civil medía con una cinta métrica la profundidad de uno de los baches del tramo que pasa por Chantada, para que un conductor pudiese documentar los daños que había sufrido su coche
Baches. La foto es de abril del 2018 y explica bien la envergadura que llegó a alcanzar el deterioro de la N-540. Un guardia civil medía con una cinta métrica la profundidad de uno de los baches del tramo que pasa por Chantada, para que un conductor pudiese documentar los daños que había sufrido su coche ROI FERNÁNDEZ

El Ministerio de Transportes admite que haría falta esa inversión solo para los 69 kilómetros de la N-540 que van de la ciudad lucense hasta Carballedo

23 jun 2021 . Actualizado a las 13:32 h.

El Ministerio de Transportes asegura haber invertido 3,6 millones de euros en los tres últimos años en reparar el asfalto de la carretera N-540, que une las ciudades de Lugo y Ourense a través de Chantada. Puede parecer un gasto considerable para que se haya ido solo en corregir deficiencias, pero no llega ni a la mitad de lo que todavía haría falta para poner esta carretera en condiciones. Eso es lo que se deduce de los cálculos que hace el propio ministerio en un escritos que acaba de enviar al Senado, en respuesta a una interpelación de representantes del Partido Popular. Para reparar esa carretera sería precisa una inversión que supera los 10 millones de euros.

El mal estado del firme de la carretera N-540 es fuente de preocupación desde hace al menos cinco años en las comarcas que atraviesa esta carretera. Los recortes en el mantenimiento de infraestructuras que los sucesivos Gobiernos centrales fueron aplicando tras el estallido de la crisis económica del 2008 dejaron especialmente tocada esta carretera. Espoleado por la indignación de los conductores que sufrían los baches y el malestar de los alcaldes, el ministerio anunció por fin en el 2018 inversiones para reparar los tramos en peor estado. Las obras se llevaron a cabo y supusieron un cierto alivio, pero el deterioro vuelve a ser evidente en el tramo lucense. El ourensano está en mejores condiciones.

El PP ha hecho causa de este asunto y lo denuncia con frecuencia en Madrid a través de sus representantes en el Congreso y el Senado. En la última iniciativa en este sentido, los senadores lucenses Rosa Arza, José Manuel Barreiro y Manuel Varela, este último además alcalde de Chantada, pedían información sobre los planes inmediatos para la N-540. La respuesta del ministerio es que en el período comprendido entre los años 2018 y 2020 la inversión en mantenimiento efectuada en los tramos más deteriorados de esta carretera fue de 3,6 millones de euros.