Montañas do Courel dedicó más de un año a elaborar la base de datos más extensa de los geoparques españoles

Francisco Albo
Francisco Albo QUIROGA / LA VOZ

LEMOS

Dos mapas que forman parte de la base de datos del geoparque, uno de siderurgia tradicional ?izquierda? y otro de rocas y barrancos
Dos mapas que forman parte de la base de datos del geoparque, uno de siderurgia tradicional ?izquierda? y otro de rocas y barrancos

El proyecto reúne información que será utilizada para la gestión del territorio y con fines educativos y turísticos

09 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El geoparque Montañas do Courel presentó el pasado lunes en un simposio de la asociación europea ProGeo -dedicada a la conservación del patrimonio geológico- una base de datos en cuya elaboración han trabajado durante más de un año dieciocho especialistas en diversos campos. La presentación -por vía telemática- corrió a cargo del geólogo Daniel Ballesteros, miembro del comité científico del geoparque, quien señala que la base de datos no se limita a la información de carácter geológico. «Es un trabajo multidisciplinar en el que figuran datos sobre todos los elementos de interés científico, cultural, turístico y educativo que contiene este territorio», explica. «Es la base de datos más extensa y profunda que se ha realizado hasta ahora en todos los geoparques españoles», añade.

Ballesteros apunta que el proyecto ha despertado un amplio interés en el simposio de la asociación ProGeo. «Nos seleccionaron para presentarlo de forma oral, algo que se reserva para las intervenciones que se consideran más interesantes», dice.

Formada por 66 capas

La base fue creada con un programa informático de tipo SIG -sistema de información geográfica- y está formada por 66 capas, cada una de las cuales se dedica a un aspecto diferente del geoparque. «En el proyecto participaron especialistas en terrenos muy distintos, como geólogos, geógrafos, arqueólogos, biólogos, ingenieros de minas o expertos en el patrimonio etnográfico», agrega Daniel Ballesteros. Entre los colaboradores hay investigadores de varias universidades -incluyendo las tres gallegas-, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y del Instituto Geológico y Minero de España, así como técnicos y expertos locales. También han participado en la iniciativa las empresas pizarreras Piquisa y Pizarras de Vilarbacú.

En las distintas capas que forman la base de datos se puede encontrar informaciones sobre la geología del territorio, las explotaciones mineras, los yacimientos arqueológicos, los bosques o la arquitectura tradicional, pero también sobre restaurantes, alojamientos y otros servicios turísticos. «Aunque actualmente ya es muy extensa, es una base abierta que se puede ir ampliando con nuevos datos que se consideren de interés», indica Ballesteros.

De momento, la base de datos es solo de uso interno, aunque también pueden acceder a ella investigadores de diversas disciplinas. «Uno de sus principales fines es ayudar a gestionar el geoparque, algo para lo que hay que cuantificar con la mayor precisión posible los elementos de interés y los recursos que contiene el territorio», señala el geólogo. «Por ejemplo, gracias a ella podemos saber en cualquier momento que en el territorio del geoparque están catalogadas veinticinco cuevas y más de 230 alvarizas», añade.

Para más adelante está previsto utilizar las informaciones reunidas en esta base de datos para la creación de páginas web y de aplicaciones informáticas. «A medida que se vaya desarrollando el proyecto, se estudiarán fórmulas con el fin de aprovechar estos datos para actividades turísticas y educativas», apunta Ballesteros.