O Fuluxento, una aldea sin dueño en el corazón de la Ribeira Sacra

La titularidad del pueblo abandonado está en el aire tras varias compraventas

Vivienda a medio construir en la aldea de O Fuluxento, con Augas Mestas de fondo
Vivienda a medio construir en la aldea de O Fuluxento, con Augas Mestas de fondo

MONFORTE / LA VOZ

Las paredes de ladrillo de una construcción inacabada, rastro más visible de la existencia de la aldea abandonada de O Fuluxento, chirrían en una de las rutas de senderismo más espectaculares de la Ribeira Sacra. A medio camino entre el viaducto de la N-120 en Augasmestas y las viñas en bancales de Vilachá de Salvadur, la maleza cubre por completo las viejas casas de piedra de un pueblo que desapareció con la llegada de los embalses. Saltos del Sil, actual Iberdrola, compró viviendas y terrenos tras la marcha de los últimos ocupantes hace sesenta años. Más tarde, vendería el pueblo a un retornado que cambió la gran ciudad por la mística del paisaje que atrajo a los primeros eremitas. Sobre este paraíso oculto pesa ahora un embargo bancario.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

O Fuluxento, una aldea sin dueño en el corazón de la Ribeira Sacra